Cuando una Mujer desarrolla adicción por un hombre… ¡si padeces esto cuídate!

Diferenciar la frontera entre amar y depender, puede ser un poco confuso, porque por amor se realizan obras hermosas y por dependencia también. Pero estas últimas, pueden ser un tanto indignas o insalubres y pueden convertirse en una adicción que nada bueno aporta a la persona con dicho problema. Como por ejemplo, siempre dar todo a tu pareja sin pensar ni una pizca en ti. Dar sin recibir.

El amor de pareja tiene límites y como bien sabes, si franqueas los límites de tu bienestar personal por alguien, cuando te sacrificas más de la cuenta, sin recibir amor a cambio, puedes estar en una relación de amor y dependencia. Por miedo a perder a una persona, puedes arrastrarte hasta lugares desconocidos por ti antes. Y en ocasiones, sí, se recibe amor, pero la obsesión por controlar y tener aferrado se desborda y hace un infierno de la relación.

El equilibrio

pareja-acercandose-en-un-puente

En realidad todo tiene que tener un equilibrio: Tanto amor entrego, tanto me guardo para mí. Tanto amor entrego, tanto espero recibir. Mentira quien diga que se debe amar a la pareja sin esperar nada a cambio. INCONDICIONALMENTE. A nadie le gusta esto. Siempre esperas recibir amor, cariño y empatía, así como a ti te gusta entregar con corazón en mano a la persona que amas, también esperas que te den lo mismo, o parte de lo mismo.

El problema también nace cuando pequeñas obsesiones crecen en ti. Obsesiones por saber dónde está tú pareja. Por tener controlado todo de dicha persona y te resulta difícil prescindir de estos controles. Es decir, el problema llega cuando sabes que debes renunciar a algo que te hace daño, pero no puedes. E aquí cuando la dependencia aflora y el amor se convierte en una pequeña tortura de apego y falta de amor propio. La adicción afectiva parece llegar a ti sin ni darte cuenta de ello. Esto puede hacer que des sin recibir, o que des y presiones para que te den, hasta puntos de ahogamiento.

Puede haber casos en los que dicha obsesión te lleve a perder a tu pareja y eso te haga, indignamente, llegar a puntos muy insalubres para ti.

El miedo a ser abandonado y el miedo a no recibir más afecto de una persona, desarrolla adicción,”dependencia emocional” y eso por una parte hace sufrir mucho a la persona que lo padece, pero al mismo tiempo, hace sufrir a la persona que está en el otro lado de la moneda, que muchas veces, esta, se aleja al sentirse presionado. Y claro, eso aún más potencia la adicción y la dependencia de la persona que está apegada.

Depender de la persona que se ama es una manera de enterrarse en vida, un acto de automutilación psicológica donde el amor propio, el autorrespeto y la esencia de uno mismo son ofrendados y regalados irracionalmente. W. Riso.

Adicción afectiva

amanda

La adicción afectiva se puede desarrollar más en personas que han tenido baja autoestima, o una infancia con poco cariño y amor por parte de la familia, creando así en dicha persona la necesidad de no dejar de sentir ese amor, ese cariño, ese afecto por parte del amado. Y de conseguir a toda costa, esa sensación que le llena y le elimina ese vacío de amor personal o falta de afecto en su vida. Por así decirlo, se hace adicto a la sensación de bienestar que recibe al recibir amor y afecto. No se puede imaginar, ya, una vida sin eso y la obsesión por ello se hace cada vez más notoria en su interior. Debe renunciar a esto y no puede. Y es ahí cuando se crea el problema de adicción personal.

La diferencia entre amar y depender, puede ser básicamente esto. Cuando amas, no sufres y disfrutas y cuando dependes, disfrutas pero sufres por ello. Son cosas parecidas que desarrollan situaciones, sensaciones, y necesidades distintas a cada persona. Al amar no necesitas y al depender lo que más sientes es la necesidad. Cuando amas, liberas y cuando dependes aprietas. Quieres que sea tuyo a toda costa y eso es principalmente la raíz del sufrimiento.

Pasión u obsesión. Amar es pasión y depender es obsesión.

En realidad cualquier persona podría llegar a padecer esto. No sólo los mencionados anteriormente. Pero eso sí, en cada caso, cada persona, podrá poner soluciones distintas en su problema. Es decir, hay quiénes podrán solución con más facilidad que otros, ya que cuando hablamos de adicciones, cada persona es un mundo.

Amar, no es depender.

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It