Las Parejas que terminan rotas (SIN AMOR) normalmente es porque empezaron la relación así

El amor con tu hombre puede no funcionar por este problema que evitas admitir:

El amor o más bien el enamoramiento, es un anestésico de la consciencia y de la razón, que puede dejar un tapón duradero en tu persona impidiendo que la razón se dé cuenta y admita esto:

¿Sois muy diferentes? ¿Qué pasa en realidad con lo que has creído y adjudicado en tu vida?

La mente humana está basada en el apego, y el aferramiento, la sociedad y el paso de los años, nos ha ayudado a ser así. Queremos tener todo asegurado e incluso, cuando nos enamoramos de una persona, adjudicamos y pensamos que dicha persona es y será nuestro amor para siempre. Sea cual sea el coste…

¡Hombre, con lo que ha costado encontrar a alguien con el que se sintiera química! ¿Verdad?

Durante el enamoramiento todo va genial y te acoplas a la perfección a tu pareja, pero con el paso del tiempo, va saliendo tu esencia y personalidad. Van apareciendo destellos de tu naturalidad, y es allí, cuando empezamos a darnos cuenta de que, tal vez, elegimos mal a nuestra pareja bajo el anestésico del enamoramiento.

Claro, entonces estabas tan enamorada que todo te parecía genial, e incluso idealizabas a esa persona. Pero con el paso del tiempo, has ido viendo que dicha persona tiene muchas diferencias respecto a ti y que en realidad no sois tan semejantes para viajar en el amor.

Empiezas a darte cuenta de que a ti te gusta la noche, y a él el día. Tú eres de montaña y el de mar. Él es religioso y tú, más bien, eres atea; y de una forma tozuda, sigues creyendo que él es así, tú eres cómo eres, y que ahora debes seguir amando de esta forma. Como asumiendo de una forma un tanto forzada que debes seguir en la relación. Sí o sí.

¡Es lo qué te ha tocado…!!! ¿verdad? Que le vamos hacer, ya le has agarrado cariño y eso…. 🙁

Claro… ¡el enamoramiento era tan bonito!

¿Pero sigue siendo el amor de tu vida una persona que es tan diferente a ti?

AMOR DE DOS

En el amor, que dos personas sean muy distintas puede ser complicado; de la misma forma que ser idénticos también puede ser bastante chocante. Más bien lo ideal, es que ambos sean semejantes y puedan compartir parecidas creencias, gustos e ideales de vida. Que un adicto al deporte termine en una relación de amor con una mujer más bien pausada, que odie los deportes de riesgo y siempre prefiera quedarse tranquila en casa, pues puede ser razón de que tarde o temprano unos de los dos se canse y termine. O que pase lo que pasa en muchas relaciones, que insistan en que ellos se enamoraron en su momento y que ahora hay que aguantar a dicha persona pase lo que pase.

Pero recordemos que el amor, y amar, también consiste en ser amigos y compartir afinidades. Amar no sólo es conformarse en lo qué se vivió y eligió. Aguantar a una persona porque se cree que esta ya es para siempre nuestra pareja, puede ser un error. Sientes cariño, sí, pero por dentro sueñas con amar a otra persona y volver a ser feliz ¿Cierto o no?

Siendo así, por eso puedes sentirte frustrada muchas veces, incomprendida, desubicada y fuera de lugar.

Como diciendo:

  • ¿Pero qué hago yo con este hombre?

Entonces, bueno, es importante atinar en esto y darse cuenta de que las decisiones pueden ser erradas y que más errado puede ser persistir en algo que crees que no es para ti. Y todo por el mero hecho de que creas esto:

  • ¡Es lo que hay, es lo que me ha tocado!

¿Quieres decir que no es lo qué has elegido y ahora te das cuenta de elegiste mal?

Medítalo 😉

Albert

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It

Loading...