Un Hombre sufrirá y llorará por una Mujer si pasa esto en la relación… luego será tarde

Las personas, por desgracia, padecemos de esta, por así decirlo, “enfermedad”. Sí, sí, la enfermedad de no saber valorar las cosas que están cerca de nosotros hasta que las perdemos.

¿Cuántas historias de desamor o amor existen, en las que uno de los sujetos de la pareja abandona el barco y después se arrepiente y valora lo que tenia, siendo luego, tal vez, demasiado tarde?

Los besos que recibes hoy los tienes fáciles para ti y los sientes rutinarios, pero luego, podrían ser un vacío en tu vida si no besaran tus labios.

Los abrazos que sientes cada día, ahora puedes sentirlos forzados, pero luego si no existieran en tu vida, podrían ser recordados con mucho dolor.

El despertar a su lado, te puede parecer aburrido, pero sin dicho despertar, tus lágrimas podrían inundar la cama y mantener la almohada empapada.

Su compañía te puede parecer repetitiva, pero sin ella, luego podrías cansarte de tu propia soledad y del lamento del recuerdo.

Sus chistes y bromas pueden cansarte durante la cena, pero sin ellos, luego las cenas serian un monologo mental de ruidos vacíos y de tele cansina de fondo.

¿Y las discusiones?, podrías echar en falta las discusiones y los concilios. Hasta por eso llorarás, si tomas una mal decisión y no sabes valorar a tiempo.

Así es la vida, en realidad, nunca estamos contentos, pero yo me pregunto y reflexiono sobre esto y creo que muchas veces, no estamos aburridos de esa persona que tenemos a nuestro lado, sino más bien, y mirándolo con honestidad, estamos aburridos de nosotros mismos y lo pagamos con nuestra compañera. Damos, como por costumbre, la culpa al que tenemos más cerca y pensamos que nuestra vida es aburrida porque nuestra pareja no nos hace felices.

Valorar a tiempo todas estas cosas y empezar a corregir por casa, es decir por ti mismo, puede ser una gran obra personal de vida, en la cual aprendas que la felicidad no depende de los demás, sino que más bien depende de ti mismo. Y si llegas a este punto, verás que los demás si te pueden hacerte feliz, porque tú, contigo mismo ya lo serás. Valorarás mejor la vida y siempre con mucho agradecimiento y humildad dirás:

¡QUÉ AFORTUNADO SOY!

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It