Las mujeres pueden ser muy volátiles en ocasiones, pero en general son muy abiertas, afectuosas y agradables, es decir, es común que ellas les den el beneficio de la duda a las personas, le den segundas oportunidades después que le fallaron y aún sigan teniendo fe en que pueden ser mejores. Eso en general, pero hay cosas que muchas de ellas no toleran de ninguna manera, las hacen actuar y es en tu contra.

Te dejan de hablar, te imponen un muro altísimo que no puedas cruzar, pues ciertas cosas son sagradas para ellas y una vez que dañas su confianza, se alejan por completo.

Para empezar, una mujer detesta que la ignoren, es como si le jalaran el cabello con fuerza de repente, la hace actuar de inmediato, te cancela de su vida. Si no tienes tiempo para ella, aunque sea para decir “estoy ocupado”, es justo que piense que no le interesas. Así que te marca, se enfurece y hará lo mismo contigo lo mismo que has hecho con ella, pero peor. Otro motivo por el que enfurece y muy relacionado con lo anterior es que no escuches lo que tiene para decir.

Su opinión es importante y quiere ser valorada, por lo que es vital que pongas atención a su opinión o a lo que quiere contarte porque forma parte de lo que ella es. Si te niegas a escucharla, enfurece y desde ese momento te conviertes en un egocéntrico que solo le interesa lo que él crea. Algo más que no solo la enfurece sino que la puede entristecer y afectar es que la juzgues por decisiones que tomó en el pasado. Eso es una absoluta catástrofe.

La vida de cada persona está llena de experiencias que la guían a ser cada vez mejor, está repleta de errores, caídas y lecciones. Así que, si la juzgas por algo que ya pasó hace mucho tiempo es como clavar un puñal en su espalda, es vil, y eso la hace explotar de furia. Tampoco le gusta que le digas cómo debe hacer las cosas y que en tus frases de “ayuda” le dejes bien claro que es muy tonta para saber sobre ello. No la trates como si fuera una ignorante o despertarás la ira de Hades.

Ella ha batallado mucho y ha tenido mucho aprendizaje, antes de hacerte el soberbio y verla a ella como una damisela que necesita ser rescatada, piensa un poco, no la embarres, ella no es estúpida, más bien ella seguro tiene mucho para enseñarte.

Es por ello que siempre tiene buenos consejos para darte, pero si le muestras una actitud despreocupada y echas a la basura esos valiosos consejos, uffff, la harás arder de furia.

Para la mayoría de las mujeres, una mentira, aunque sea la más blanca de todas, representa una traición. Las mentiras son solo el inicio del engaño y la pérdida de confianza y una vez que llega una mentira ya nada puede apagar la mecha. La relación queda arruinada, es por ello que una mentira la enfurece. De la misma forma que sucede con la deslealtad, nada es tan vital como eso. Si la engañas, si eres infiel, si le ocultas cosas, la matas, la hieres, ella enfurece y se aleja de ti.

Además, ella puede amarte mucho, pero tiene límites. Entre las otras cosas que enfadan a una mujer está la injusticia, ver que eres injusto o que ejerces algún tipo de poder o ventaja sobre alguien más es en extremo decepcionante.

La imagen que tiene de ti se marchita y es cuando no sabrás más de ella. Y para terminar, una mujer se enfada terriblemente si demuestras ser un hombre egoísta, alguien que no comparte sus sentimientos o que se siente demasiado superior a los demás. Esa mujer que solo es bondad te puede hasta odiar si demuestras ser ese tipo de hombre.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.