Las personas somos muy proclives a la competitividad, y eso es algo bueno pues es motivador para luchar constantemente, sin embargo, todo en exceso siempre será terrible para el bienestar mental del ser humano. Esa competitividad puede convertirse en celos destructivos, de los que acaban a la persona que envidian y de los que acaban consigo mismos.

Una persona que tiene celos, no puede contenerse por mucho tiempo, en un principio se muestra muy amable mientras va tanteando el terreno de su oponente para conocer más detalles de quién es, lo que hace, sus habilidades y debilidades. Se acercan con el objetivo de convertirse en buenos amigos, pero solo escanean tu vida para enterarse de todo lo que tienes que ofrecer y ver si representas una competencia peligrosa o no.

La persona que tiene celos de ti es en extremo amable, pero también tiene momentos puntuales de extrema irritación y fastidio respecto a ti. Cosa que no puede evitar pues aunque intente fingir, su verdadera esencia siempre saldrá a relucir. Así que también muestra recelo ante tus triunfos, te despliegan una enorme sonrisa de hipocresía, puedes sentir la falsedad en sus palabras y sus expresiones de celebración pueden sonar forzadas.

Y debes saber que esta persona celosa de ti no solo la encuentras en un ambiente de competitividad laboral, también puedes percibirlo en una amistad, un vínculo familiar y hasta con tu pareja. Y entre más cerca es el vínculo, peor son los celos. Busca agradarte de cualquier forma, que estés a gusto a su lado para que te puedas abrir y le confieses tus secretos, y así tener material para hundirte cuando le haga falta hacerlo.

La persona que está celosa de quien eres o de lo que haces busca resaltar tus defectos de forma sutil delante de otras personas para hacerte quedar mal, o para ponerte en una posición más débil. Recalca de igual forma los errores que hayas cometido en el pasado, aún si ellos te llevaron a ser excelente en lo que haces hoy. El caso es que los resalta y tergiversa su intención haciéndote creer que lo hace para ayudarte.

Busca tus puntos débiles y los pone a prueba, te lleva a los límites, alguien celoso te tiene envidia y quiere que tú éxito tenga fallas para poder resaltar él. Pero no lo hace directamente, un celoso te estudia, te sonríe y poco a poco te va mostrando su verdadera esencia.

Te dice elogios falsos y exagera tus bondades para que otras personas te vean como si fueras un egocéntrico. Tú no mueves un dedo por resaltar, pero el celoso se encarga de ponerte en la mira para las críticas y los señalamientos porque sabe que esos problemas sociales tienden a debilitar a las personas. Minimiza tus éxitos como si no fueran importantes o como si no fueran nada comparándolos con puntos que según él son más importantes.

Cuando alguien habla de ti, busca introducir temas opuestos o que hagan que tu imagen se desvanezca. Así mismo alardean de su éxito en un intento desesperado de opacar el tuyo cuando ya no pueden hacer más.  Y lo más común que te hará alguien celoso de ti es que no dudará en hablar a tus espaldas. Te destruirá frente a otros y cuando estás frente a él, te pondrá la sonrisa más angelical.

Cuídate de las personas que tienen celos de ti, de tu bondad, de tu espíritu libre, de tus sueños y de las personas que tienes a tu alrededor. Puedes estar feliz, pero cuando alguien está decidido a destruirte solo por capricho, podría lograrlo, la clave de protección está en ti.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.