Muchas veces te preguntas ¿cómo puedo detectar que me amo a mí mismo? y en realidad no es tan complicado observarlo. A continuación te dejo 10 señales que te demuestran que si te amas a ti mismo. Si algunas de ellas no las usas o no las tienes en ti, trata de trabajarlas y de reforzar tu propio amor personal.

¡10 Antídotos de autoestima que te asegurarán no sufrir en el amor!

1 – No me engaño a mí mismo

Vivo consciente de que la mentira empieza por casa, y que sé de buena mano, cuando tengo la tentación de usar la mentira hacia mi propia persona. La detecto y digo, NO, esta no es la verdad que yo quiero proyectarme a mí mismo.

2 – No me castigo y critico

Asumo que en ocasiones fallo, pero no me insulto y critico a mí mismo y con mi propia compasión y amor, me digo: Ok, he fallado nuevamente, pero sé que lo puede remediar y que la próxima vez podré hacerlo mejor. No soy perfecto, pero si sé mejorar las cosas de la vida.

3 – Asumo retos alcanzables

Soy consciente, de que es lo que puedo y no puedo alcanzar, y asumo pequeños retos de superación, para que piedrita a piedrita pueda construir humildemente mis retos y mis sueños.

4 – Me gusto y me acepto tal cual soy físicamente.

Aprendo a valorarme tal cuál soy, y me amo y me gusto como soy, a cada momento, ya que la belleza es subjetiva y siempre me veo bonito y con buen aspecto porque así lo decido yo.

5 – Sonrió cuando veo a los demás felices.

Partiendo de mi bienestar y de mi amor propio, puedo alegrarme de los beneficios y alegrías de los demás. Cuando veo a alguien feliz, esa felicidad la puedo sentir yo también en mi interior y la alegría de los demás se me contagia.

6 – Reconozco mis errores con humildad.

Sé cuando hago mal las cosas y, con mucha humildad, toco de pies al suelo para poner orden y solución a todo aquello que he hecho mal. Al quererme a mí mismo y al saber ver siempre la realidad, me doy la oportunidad de volver a empezar y de volver a hacer las cosas mejor que antes. Me amo y sé que merezco segundas oportunidades. YO SI ME LAS DOY.

7 – Se rendirme cuando hay que hacerlo.

Reconozco sin problemas cuando mi ser y mi persona deben rendirse ante situaciones de la vida en las que dichas circunstancias no están al alcance de mis manos. Es un acto de amor propio comprender que no todo está en mis manos y declarar la derrota y aceptar la verdad, es también amor propio.

8 – No sufro por amores indignos.

Me amo y no dejo que amores que no merezco me hagan sufrir. Detecto cuando alguien no me ama como merezco y me doy mi propio lugar, siempre, ya que dicha persona no lo hace conmigo, pero yo si lo hago.

9 – Se darme mi propio lugar.

Siempre me doy mi lugar allí donde esté, sin miedos ni tapujos, puedo afrontar situaciones y darme el lugar que sé que merezco. Siempre sé que el primero en hacerlo debo ser yo, porque como yo nadie lo hará. Mi lugar primero me lo doy yo y luego ya se verá que pasa. (Siempre con mucho respeto y sin egoísmo).

10 – Soy feliz

Soy feliz con las pequeñas cosas y me doy cuenta de todo lo que tengo, por poco que sea, y partiendo de mi amor propio siempre estoy alegre, porque ante cualquier circunstancia de la vida, lo más valioso que tengo, es mi propio ser, mi propia alma y mi propia compañía.

¡Yo me AMO y no sufro por un amor que me hace daño!

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It