Existen muchas teorías sobre el amor. Personalmente tengo también la mía. Es una teoría que abarca mucho sentido común y que creo que es esencial para que una relación funcione. Según mi reflexión y lo que voy a contarte ahora, el amor puede ser un éxito o un fracaso si unos de los siguientes pilares no existen, o no funcionan.

Te contaré breventement y entraremos en materia.

Para mí, para que una relación sea duradera, deben funcionar 4 pilares básicos entre dos personas que supuestamente se aman.

Los 4 pilares del amor

1 – Lo que tú sientes por esa persona.

2 – Lo que esa persona siente por ti.

3 – Lo que tú haces sentir a esa persona.

4 – Lo que esa persona te hace sentir a ti.

Si analizamos cada uno de estos pilares verás que tiene mucho sentido contemplarlo así. Es una forma de verlo muy sencilla, pero como bien sabes las cosas sencillas casi nunca fallan.

1. Lo que tú sientes por esa persona

Puedes sentir: sex appeal, atracción, puedes sentir que es una persona muy guapa físicamente. También puede sentir atracción por sus rasgos de personalidad y emocionales. Puede ser alguien muy inteligente, compasivo, empático, simpático, buen amigo y un sinfín de cualidades que son las que a ti te gustan y te hacen que tú sientas algo especial por este ser humano.

Es de suma importancia sentir por una persona, el problema es cuando hay mucha idealización o apego, porque se puede confundir el amor por necesidad. Puedes sentir que necesitas de esa persona, dejando de lado tu amor propio y enfocando tu vida sólo a dicha persona. Pero si se siente sanamente, puede ser algo muy bonito, por supuesto.

Es muy importante que lo que sientas por esa persona sea 100% amor y atracción, pero de una forma salubre.

2. Lo que esa persona siente por ti

Puede sentir: Igual al punto anterior, pero visto desde el lado opuesto. La persona que dice amarte debe sentir por ti de la misma forma que tú sientes por él.

Es decir en ambos casos cada uno de las personas tienen en existencia un sentimiento de “amor” por la otra persona.

3. Lo que tú haces sentir a esa persona

Puede que le hagas sentir: En este caso debes contemplar qué le haces sentir a esta persona. ¿Le aportas tranquilidad? ¿Seguridad, confianza o empatía? ¿O de lo contrario le haces sentir serios problemas con tus celos o con tu mal humor diario?

¿Le haces sentir que el mundo a tu lado es más bonito?

¿Le das cariño y amor? ¿Eres detallista?

En este punto debes ser consciente de que lo que tú haces sentir a un persona puede ser distinto a lo que una persona puede sentir por ti. Es muy importante que lo que le hagas sentir sea salubre y no monótono.

4. Lo que esa persona te hace sentir a ti

Puede que te haga sentir: Y no menos importante, igual punto anterior, debes preguntarte qué es lo que verdaderamente te hace sentir esa persona.

Cuando estos 4 pilares están equilibrados, son completados con éxito al 100%, podríamos decir que el amor es completo. *Como en la foto anterior ves, el corazón, está pintado en su totalidad.

Ahora bien, si algunos de estos pilares flaquea o falla, (“el corazón”, (la relación)) jamás será una relación exitosa porque los fundamentos bases de la misma, carecen de alguno de estos pilares.

Ejemplos para clarificar:

Suele pasar que una persona puede sentir mucho por una persona, y se agarra a eso para seguir tratando de ser feliz junto a ella. Pero no observa la importancia que tiene que el otro te haga sentir, dicho sentimiento, recíprocamente.

¿Qué quiere decir esto?

Pues que puedes estar muy enamorado de una persona por lo que tú sientes por ella, pero te puedes pasar por alto, perdonando, o aceptando todo de esa persona, lo que esta te hace sentir.

Apegado a esta idea, o modus operandi emocional, puedes caer en la idealización, en el apego, tirando por el suelo tu propia integridad, amor propio o valores. Es decir, por este supuesto amor eres capaz de renunciar a tu más pura esencia. Por el hecho de contentar tu deseo, y supuesta felicidad, de que tú sientes mucho por esta persona, eres capaz de aguantar lo inaguantable.

Por esta razón, principalmente, tanta gente sufre en el amor. Sólo se fijan en lo que ellos mismo sienten, y no en lo que está persona te hace sentir.

Conclusión:

Trata de que tus relaciones sean equilibradas partiendo desde este teorema. Está muy bien que sientas mucho por alguien, por X razones que tú sabrás, pero no olvides jamás lo que esta persona te hace sentir a ti. Es muy importante esto que te digo.

Lo que tú sientes por esta persona: Puede ir enfocado y relacionado a tus deseos, el enamoramiento, el capricho y la idealización. ¿¡El interés!?

Lo que esta persona te hace sentir: Va más enfocado al amor propio, a tu propia dignidad y a tu salubridad e integridad. ¿¡Tu bienestar!?

Depende de ti, y lo que eliges para ti para que la vida te vaya bien o no. A veces no hay que dar tanta culpa a los demás, y mirar más para dentro y darse cuenta de que en el fin de la cuestión, uno se mete muchas veces, donde no debería ni asomarse.

Autor reflexión: Albert Espinola © Todos los derechos reservados.