Una mujer que ama demasiado no siempre sufre tras la pérdida de un hombre que fuera, según creía, el amor de su vida. Muchas son conscientes de las desventuras que causan el rompimiento y aunque duele por un tiempo no se mantienen en ese nicho de sufrimiento. Es normal sufrir tras una ruptura amorosa, pero hay mujeres que tienden a padecer esa pérdida de forma mucho más severa. Y además, les ocurre con más frecuencia.

Tal vez sea solo se deba a su personalidad más amable, más abierta y esperanzadora, pero la realidad es que ese sufrimiento viene de aspectos más emocionales. Las experiencias que cada persona tiene en la vida moldean la forma en que se actúa ante circunstancias específicas. Un ejemplo muy claro de ello es si una mujer fue muy dependiente toda su vida, en principio por sus padres o su familia y luego por una pareja, entonces cuando hay un desprendimiento el sufrimiento es mayor. Porque es que más allá de estar perdiendo una pareja que la apoyaba, estaba perdiendo a quien la hacía sentir segura en el mundo.

Aquí te cuento algunos rasgos que tienen las mujeres que tienden a sufrir más por los hombres:

No son autosuficientes

Una mujer que tiende a sufrir por la ausencia de un hombre seguramente se le dificulta ser independiente económica y emocionalmente. La pérdida de una pareja es más fuerte porque además de perder el afecto de la persona pierde a quien le ofrecía estabilidad y eso le hace padecer con más repercusión.

Tienen miedo a la soledad

La mujer que teme a estar sola, que cree que la soledad es sinónimo de depresión, angustia y debilidad, seguramente es de las que más les duele una separación. Es una concepción que tienen en su cabeza que funciona como una especie de fobia, el sufrimiento es tenaz y algunas hasta se atreven a suplicar para evitar la ausencia de su pareja.

No cuentan con apoyo

Las mujeres que no tienen un apoyo externo como familiares o amistades tienden a sufrir más por un hombre. Perder una pareja significa que no tendrán a nadie más que las apoye, que le dé una mano cuando la necesita o que la escuchen cuando le haga falta. A ellas les duele un poco más.

Tienen baja autoestima

Esas mujeres que sufren mucho por un hombre tienden a tener baja autoestima, y en muchas ocasiones se debe a la influencia de ese mismo hombre. No se sienten suficientes o creen que no son hermosas y que hay algo mal en ellas. Eso aumenta la probabilidad de depresión o ansiedad por el estrés de la pérdida y la culpa que sienten.

Soprepiensan las cosas

Una mujer que piensa una y otra vez todo lo que sucede en su vida sufre en mayor medida la ausencia de su pareja debido a que repite tantas veces como puede en su cabeza lo sucedido. Piensa en qué pudo hacer diferente o en qué habría pasado si los hechos no hubiesen ocurrido como fueron. Eso no cambia sus circunstancias, pero en su mente no puede parar y por ello sufre más.

No confían en sí mismas

Las mujeres a las que más les duele una separación tienen una falta de confianza en sí mismas. Se culpan por lo que haya pasado, no creen que merezcan tener cosas buenas en su vida y se aseguran que todo lo malo que les pasa es porque se lo merecen. No confían en su juicio, en sus habilidades ni en su forma de amar.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.