Los narcisistas son personas extraordinarias, lo son, y ellos lo saben; por eso siempre se sienten superiores. Pero ese aspecto extraordinario no es nada positivo, por el contrario, su definición yace en un ser vil que solo busca recibir beneficios a costa de los demás, que no permite que otros sean exitosos porque en su círculo solo ellos deben brillar.

Tratar con un narcisista es muy peligroso; si permites que te manipulen, las consecuencias pueden ser muy graves. Tu integridad emocional se pone en peligro, se va quebrando, te va rompiendo hasta los cimientos. Es vital que reconozcas estos personajes antes de que puedan lograr su cometido y evitar que te destruyan. Y si ya has atravesado por esas situaciones entenderás la importancia de saber ver esas señales.

Estas son 6 señales muy obvias de que estás tratando con un narcisista y debes alejar a esa persona de tu vida:

Usa los sentimientos de otras personas a su favor

La manipulación es su mejor carta, pueden jugar al papel del bueno para mostrarse vulnerables ante otros y hacerles creer que se abren consigo. Con ello se ganan su confianza, poco a poco los moldea y los sentimientos que crecen en esas personas son los hilos que usa para manipular. Los utiliza para alimentar su ego, son un pase a sus deseos y metas.

Tiene la necesidad de que lo alaben

No pueden vivir sin recibir elogios. Siempre quieren llamar la atención. Son astutos y saben cómo hacer que todos a su alrededor les miren desde lo más bajo como si fueran una especie de Dios. Jamás van a admitir que viven para eso, son sigilosos para hacerles creer a los demás que son lo mejor. Cuando la atención se centra en alguien más, hacen lo que sea para romper esa conexión y lograr que todos se enfoquen en él.

Es arrogante respecto a todo

Aun cuando no tienen razón se les infla el pecho con mucha seguridad para asegurar que su “verdad” es “la verdad”. Si los enfrentas son despectivos de forma inteligente, buscan la manera de hacer que su presencia se eleva. Que los sientas como seres superiores a ti. En cualquier circunstancia creen que son los únicos con la capacidad de resolver un problema, de enfrentar una situación o lo que sea. En su cabeza son los mejores y necesitan que tú también los veas así.

Es envidioso y lo demuestra

No pueden soportar que alguien sea más exitoso, más atractivo, más inteligente o cualquier cosa que los supere. Sin conocer a esas personas les nace un odio profundo de inmediato y buscan la forma de desacreditarlas, de hacerlos ver mediocre para que ellos sigan resaltando más.

Hace sentir culpable a los demás

El mejor movimiento que les da satisfacción es hacer sentir culpables a otros. Es su mecanismo de defensa cuando los quieren enfrentar por sus actos; tergiversan todo y terminan haciendo lucir al otro como el único culpable. Te hacen dudar de tus propios análisis y hasta te llegas a creer culpable por lo que dice. A ese punto puede llegar su manipulación.

Se vanagloria en sus logros de forma excesiva

Les encanta hablar de lo que han hecho hasta el cansancio, te atacan con sus logros y te dejan muy claro que tú no has logrado nada en comparación con ellos. Cuando ya no les queda más nada que decir de sí mismos, se inventan historias de valentía y fantasías absurdas con las que todos quedan impresionados. Las hacen creíbles y mantienen esas historias hasta el final.

Un narcisista es un personaje que debes evitar. No te sientas culpable de hacerlo, ni siquiera si te suplica porque eso no es más que manipulación. Juega contigo hasta salirse con la suya, y como tú eres buena persona crees en sus buenas intenciones, pero si ya has visto de lo que es capaz de hacer, huye. Tu bienestar siempre debe ir primero.