Es prácticamente imposible dar un paso hacia cualquier dirección y que no haya alguien que te juzgue por ello. Puede ser un amigo, un familiar y hasta un completo extraño, siempre habrá comentarios sobre tus acciones y las decisiones que vas tomando en la vida. El efecto que cause en ti dependerá por completo de si te importa o no lo que esas personas piensen.

Es cierto que todos tienen una opinión, solo que muchos optan por decirlo en voz alta con el único objetivo de dañar. Aunque creas que las palabras no pueden hacerte tanto daño, en algún momento sabrás que pueden ser más tóxicas que las mismas acciones porque ejercen una presión en nuestras emociones y nuestra perspectiva de la vida. No debes permitir que las opiniones te afecten. Es tu vida y tienes que sentir la libertad de vivirla como quieras.

Por ello te cuento 7 cosas impresionantes que suceden cuando ya no le das importancia a las opiniones de los demás:

Te haces más atractivo

¡Sí, así es! Es algo increíble, pero las personas seguras de sí mismas que no ponen atención a lo que los demás piensen de sí tienen un atractivo natural. Les rodea un aura que atrae a los demás. No significa que más personas gusten de ti, pero esa actitud despreocupada y refrescante te hace más llamativo y confiable. Incluso puedes ayudar a otros a salir de la misma condición.

Aumenta tu confianza

Una vez que te vuelves valiente y dejas de darles el poder a los demás sobre ti mismo, entonces empiezas a reconocerte más, aprendes de ti mismo, lo que realmente te gusta y lo que quieres. Si filtras esas opiniones desagradables aumentas tu confianza, dejas de sentir vergüenza y simplemente disfrutas al máximo tus experiencias y decisiones.

Logras todo lo que quieras para tu vida

Nada más refrescante y liberador que poder hacer lo que tu corazón te dicta y como tu mente lo indica sin complacer a nadie más que a ti mismo. Cuando dejas de preocuparte por las opiniones de otros, logras más rápido tus objetivos y te lanzas a nuevas metas.

Te vuelves más arriesgado

Antes te daba miedo intentar algo nuevo, lo pensabas mucho antes de dar el primer paso, ¿por qué? Porque visualizabas todas las posibilidades, te preguntabas si ciertas personas estarían de acuerdo con lo que ibas a hacer. Pero después que cortas esos vínculos y ganas más confianza te vuelves más arriesgado; y ya sabes lo que dicen, quien no arriesga no gana. Si no lo intentas y no lo pruebas, jamás sabrás si te gusta o no.

Atraes a las personas correctas

Si decides no darle importancia a las opiniones de otros, es como si le hicieras una limpieza a tu jardín personal, le quitas la mala hierba para que puedan florecer tus plantas. Empiezas a atraer personas igualmente seguras de sí mismas, con ideas y estrategias, personas que disfrutan de tu compañía y apoyan tus decisiones.

El miedo se queda muy atrás

El miedo es un sentimiento poderoso que te puede paralizar y afectar tus emociones, tus decisiones y tu vida. Además, te hace vulnerable frente a los ataques de otros. No puedes tener miedo por lo que los demás digan, no, nunca. Y una vez que dejas de preocuparte, empiezas a sentir que los temores desaparecen, los miedos se van porque no tienes que cumplir las expectativas de otros. Todo lo haces por ti mismo.

Encuentras el amor verdadero

La seguridad en ti mismo es uno de los mejores aspectos que atraen al sexo opuesto. Y no solo cuando muestras autoconfianza sino también cuando no temes mostrarte vulnerable. Si no te preocupa lo que esa persona vaya a pensar de ti, te sientes más libre de hablar de cualquier tema aun cuando eso te ponga en vergüenza. Compartir detalles íntimos y vergonzosos fomenta la confianza de pareja y aprenden a comprenderse y apoyarse.

Ya no le des importancia a las opiniones de los demás y empieza a vivir en libertad.