Vivir apegados a una ex pareja puede consumir nuestros intereses en la vida. Nos rendimos ante un imposible dejando de lado lo que realmente importa. Olvidar a tu ex pareja es vital para poder seguir con tu vida con éxito. Sé que no es algo que pueda ocurrir de un día para otro, pero debes trabajarlo para acelerarlo, más si ese ex no te dejó nada bueno en tu vida.

Una vez que una relación termina, lo más sano para todos es dejarlo ir, no aferrarnos al recuerdo, no creer que no habrá nadie más después porque eso además de ser absurdo nos puede llevar a un estado depresivo. Cuando una relación termina hay motivos valiosos que lo respaldan, puede que no amabas lo suficiente como que no te amaban lo suficiente a ti, en cualquier caso lo ideal era la separación pues el amor de pareja debe ser mutuo.

Cuando sales de la relación tu mente se abre a nuevas experiencias y posibilidades, y créeme que tu vida cambia en muchas formas. Pero si te quedas postrada en el pasado, el cambio será negativo.

A continuación te cuento algunas razones por la que es imperativo que olvides a tu ex para que tu vida cambie de forma positiva:

Te das cuenta de lo mucho que vales. Cuando finalmente dejas de pensar en quien fue tu pareja, empiezas a valorarte más, te das cuenta de que tus necesidades no estaban siendo cubiertas, que tus deseos no eran su prioridad. Y empiezas a verte de una forma diferente, reconoces con mayor claridad lo que quieres y no permites menos que eso.

Te enteras que hay hombres dispuestos a amarte. Entre las muchas razones por las que algunas mujeres se aferran al recuerdo de su ex pareja está el hecho de que creen que nadie más las puede querer después de él. Una creencia muy equivocada pues el mundo está repleto de hombres de los cuales muchos están ansiosos por darte mucho amor.

PEXELS

Dejas de conformarte. Aprendes a reconocer lo que quieres en tu vida y en futuras experiencias amorosas no te conformas con menos de lo que verdad quieres. Te pones límites de tolerancia y tampoco permites que nadie los cruce.

Asumes tu soltería como algo positivo. Cuando estabas en pareja le temías a la soltería, a estar sola y a sentir que sin él no podrías sobrevivir. Pero una vez que te alejas de esa persona y de sus recuerdos empiezas a ver el lado bueno de estar sola. Te enfocas en ti misma como nunca lo hiciste antes, y te das cuenta que para estar con alguien mediocre es muchísimo mejor disfrutar de tu propia compañía.

Inviertes tu tiempo y tu energía en ti misma. Aprendes a ver grandes recursos que tenías y no sabías. Te enfocas en desarrollar tus capacidades y habilidades, así que inviertes tu tiempo y energía en cosas que solo se enfocan en ti, en tu crecimiento personal y profesional.

Aprendes cosas nuevas. Te das la oportunidad de intentar cosas que jamás habías probado y te sorprendes a ti misma con las cosas que no sabías que podías hacer. Te asombras de tus propios talentos y te sientes mucho mejor contigo misma.

Te abres a nuevas oportunidades. Una vez que has vetado el recuerdo de tu ex, se abre un nuevo camino para ti, uno que te permite acceder a nuevas oportunidades tanto en el amor, como en el ámbito profesional o en nuevas aventuras. Atada a tu ex el mundo era pequeño, pero cuando ya lo dejas atrás el mundo se expande de forma increíble.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.