A los empáticos en general se les hace difícil encontrar el amor porque sienten demasiado. Experimentan los sentimientos con profundidad y pasión y siempre buscan ayudar más que recibir la atención. Si eres una mujer empática es posible que te rompan el corazón una y otra vez, las parejas que tengas en su intento de poder manejarte e ir a tu ritmo se rinden. Para ti necesitas una persona que comprenda y se abra a tu forma de ser, a esa sensibilidad extrema y la conexión natural que tienes con los demás.

Una mujer empática quiere amar con todas sus fuerzas, pero también quiere recibir ese amor apasionado y sincero. No quiere algo simple, quiere una relación que la haga crecer, que sea poderosa y le haga sentir una conexión profunda. Pero ella tiene cosas que la hacen especial y que algunos no pueden manejar.

A continuación, 9 razones por las que muchos hombres no pueden manejar a una mujer empática:

Son demasiado intensas

Así como sienten las emociones de los demás, así se comportan ellas. No se detienen para dejar salir la energía dentro de sí misma. Eso para muchos es demasiado complicado y prefieren evitarlo. Si su pareja no está en sintonía con su propio ser, jamás podrá comprender y valorar esa intensidad emocional.

Todos la buscan por ayuda

Los empáticos son los mejores escuchando, aconsejando y ayudando con las dificultades de los demás. Tienen la paciencia y el espíritu para hacerlo. Son personas confiables que no juzgan a los demás por sus decisiones y tratan de ponerse en su lugar. Y aunque son sensibles, pueden llevar muy bien la agitación emocional en sus vidas. Sin embargo, en una relación tal vez tengan que compartir esa carga y no muchos están dispuestos a soportarlo.

Les cuesta bajar la guardia

Para una mujer empática podría resultar difícil abrirse hacia la intimidad física y emocional porque saben el dolor que deja el desamor. Quizá ya han tenido relaciones difíciles con hombres que no son capaces de quedarse a su lado y temen ser heridas de nuevo.

Si intentas ocultar algo, siempre lo descubre

El hombre que intenta ocultar algo haciéndose el inteligente, fracasará. Ella sabe todo lo que pasa por su mente, sus emociones y sus expectativas. Si un hombre intenta engañarla lo sabrá y si no está siendo auténtico, también lo sabrá.

Quiere estabilidad

Parte de su esencia empática puede sacudir su mundo, a veces es demasiado para ella, escuchar, simpatizar y sentir las emociones de todos. Por ello, quiere conseguir estabilidad en una relación amorosa. Quiere a una persona que no dude, que esté constantemente en su vida y la ayude a mantenerse estable, pero muchos hombres lo ven como demasiada responsabilidad.

Son independientes

Muchos hombres esperan ofrecer a su chica seguridad y confort. Quieren mantenerla y a veces, controlarla como si se tratara de una propiedad más. Sin embargo, una mujer empática es independiente tanto económicamente como emocionalmente y no se sienten necesitadas de nadie.

Son curiosas por lo que hacen muchas preguntas

Hay hombres que no les gusta hablar sobre su vida ni mostrarse vulnerable ante una mujer. Pues eso es un problema cuando se trata de estar con una mujer empática. A ella le interesa saber todo lo que tenga que ver con él así que si él no le proporciona la información, ella hará las preguntas necesarias.

Sabe exactamente lo que quiere

Una mujer empática no quiere pruebas, quiere hechos. Ella no quiere experimentar quiere entrega, compromiso, honestidad y afecto. Cuando deciden estar con alguien será para trabajar duro por la relación, no para arrepentirse. Así que ella no soporta la falta de esfuerzo de un hombre cuando ella lo da todo. Y eso es un problema para algunos hombres.

Es cien por ciento honesta

Muchos hombres no pueden manejar la verdad, no les gusta escuchar que los corrigen o que le digan que algo sobre ellos no les gusta o no les parece correcto. No es fácil para nadie escuchar la verdad, pero es necesario hacerlo, así que si no puedes manejar la verdad, lamentablemente no puedes manejar a una mujer empática.