Cuando un hombre da tu amor por sentado piensa que no tiene necesidad de alimentar tu amor, le da igual cómo te sientas porque su principal objetivo fue conquistarte y ya. Deja de valorarte en el momento que siente que le perteneces porque cree que sin importar lo que pase te quedarás con él siempre. Ah, lo que el idiota ignora es que cuando tú te vayas a ser feliz sin él, no va poder encontrar a nadie como tú.

Al final del día terminará arrepentido y suplicando perdón, cosa que no es saludable para ti. Pues un hombre que ya ha dado tu amor por sentado y lo vuelves a intentar con él, en algún punto se repetirá la misma historia ya que en su mente cree que siempre elegirás estar con él así te falle. Así que, aunque lo ames, debes abrir los ojos y darte cuenta del daño que te causa su indiferencia y decir adiós cuanto antes.

Sé que quieres hacer que cambie, crees que tu devoción total hará que cambie su forma de verte, que se sienta más enamorado y dedique más de su tiempo a ti y a la relación que tienen. Pero despierta, no puedes cambiar a nadie que ni siquiera quiere intentarlo. Él no sabe lo que tiene contigo, no le da el valor suficiente y se siente muy seguro de tenerte amarrada a él. Pero tú tienes que ser más inteligente y entender que él no quiere cambiar, que no le preocupa hacerlo porque no le interesa tu bienestar, solo el suyo.

No sabrá lo que tiene hasta que te pierda, hasta que se dé cuenta que jamás conseguirá a una chica como tú, con esa paciencia, el cariño y el respeto, así como tu apoyo incondicional. Cuando se quede sin nada de eso por su falta de atención contigo, entonces sentirá el dolor amargo de haberte perdido. Y hasta puede pasar tiempo para que eso pase, para que se dé cuenta. Porque un hombre que te da por sentado no cree que tú debas exigir atención.

Y cuando decides alejarte te señala, te culpa por el fracaso de la relación, porque sí, porque es un cobarde que ni siquiera supo mantenerte feliz. Así que no caigas en esos juegos mentales, solo quiere manipularte para que sigas a su lado y de la misma forma, tú esforzándote y él haciendo lo que le dé la gana.

Ya que él no te valora, tienes que valorarte tú misma, darte tu lugar, respetarte y amarte. Sé una lección que él deba aprender, pero no te quedes para verificar si la aprendió o no. Sigue adelante, él también necesita seguir adelante con la esperanza de que cambie su actitud cuando entienda lo mucho que perdió al hacerte ir lejos de él.

No trates de justificar su indiferencia, no trates más de reprocharle lo que no te da, de quejarte y no tratar de hacer algo al respecto por ti misma. A él lo que le pasa es que olvida que no encontrará nadie como tú, y necesita aprender esa lección para madurar.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.