Estamos en un mundo en que las personas se aferran ciegamente a los estereotipos y estándares de belleza que dicta la sociedad y los medios de comunicación. Esto tiene como resultado que la belleza tenga una fecha de vencimiento, entre otras cosas por supuesto.

El contenido que encontramos a diario en la televisión o en las redes sociales solo representa la vida perfecta y estilizada de las celebridades. Y en su mayoría tienen lo mismo en común, un rostro atractivo, una piel reluciente de porcelana, un cabello brillante y hermoso y figuras esculturales.

Entre más vemos a esas personas hermosas en las revistas de belleza, en los periódicos o en las redes sociales, más nos obsesionamos con los aspectos que hacen que una persona sea físicamente hermosa. Y uno de esos aspectos es la edad. Quisiéramos para el tiempo para que los efectos de la edad no empiecen a hacer efecto en nosotros. ¿Por qué? Porque de acuerdo con nuestra sociedad la vejez es lo opuesto a verdadera belleza.

Es lamentable que terminemos enfocándonos en mantenernos siempre jóvenes mientras nos olvidamos de experimentar cómo se siente envejecer verdaderamente. Las emociones, la experiencia, la familia.

Olvidamos el hecho de que la juventud no es la parte más bella de la vida.

Buscando una forma de detener este pensamiento que se siembra en las personas, especialmente en las mujeres, sobre la belleza, una agencia de modelos de Rusia decidió romper todos los esquemas. Ignoraron los estereotipos para resaltar una parte de la belleza de una mujer que ella debe abrazar, la vejez. Hicieron toda una sesión con modelos mayores para mostrar la belleza del envejecimiento de una manera audaz y única.

El trabajo ejemplar estuvo de la mano de Igor Gavar, un fotógrafo profesional y bloguero. A él mismo se le ocurrió la idea de desafiar los estándares de la sociedad que hacen que las personas se sometan a tratamientos e intervenciones con el objetivo de retrasar la vejez. Le hizo frente a la industria de la moda fotografiando a hombres y mujeres ya jubilados.

Y finalmente lo que comenzó como un proyecto se convirtió en un hermoso trabajo de tiempo completo para Igor. Terminó creando una agencia de modelos que incluye a modelos mayores y le puso un nombre tanto interesante como muy apropiado, Oldushka.

La mayoría de sus modelos tienen de 60 años en adelante con un modelo masculino de 45 años de edad. Estas personas mayores se han hecho famosas en toda Rusia y han sido incluidos en varias campañas publicitarias y catálogos de moda.

Aquí te traemos una muestra de los trabajos fotográficos de Igor Gavar con sus modelos mayores. Son simplemente hermosos e increíbles:

Tatjana Nekliudova de 61 Años.

Irina Belisheva de 70 años.

Valentina Yasen de 62 años.

Sergey Arctica de 45 años y Valentina Yasen de 62 años.

Sergey Arctica de 45 años.

Victor Sosnovtsev de 73 años.

Olga Kondrasheva de 72 años.

Nina Ivanovna de 75 años.

Irina Denisova de 80 años.

Ivan Petkov de 53 años.

Valeriya de 79 años.