Si te está costando reconocer a la persona correcta, toma en cuenta que quien de verdad te aprecia y se compromete contigo es esa persona que no le preocupan tus defectos, sino que más bien se enamora de ellos. Eres un ser humano compuesto de fortalezas y debilidades y es todo junto lo que te hace ser quien eres. Pues el chico correcto entiende eso muy bien.

A tu alma gemela, tu amante definitivo, el amor verdadero, o como quieras llamarlo, jamás le molestarán tus imperfecciones. Aprende a vivir con ellas, quizá influya en ti para cambiar ciertas cosas poco a poco, pero él jamás va a obligarte a ser algo que no eres, él te acepta tal como eres, con todos tus colores. Se enamora de tu lado genuino, ese lado salvaje que lo hace verte con ojos de orgullo.

Su amor es tan fuerte que todas tus bromas le parecerán lindas, le parecerá entretenidas las discusiones por diferencias de opiniones, le encanta que tengas siempre qué decir sobre cualquier cosa. Y esas diferencias lo inspiran, así como él puede influir en ti, le gusta mucho saber que también influyes en él.

Al chico correcto no le va a molestar tu mente ruidosa, en la que siempre tienes pensamientos queriendo llamar tu atención. Él entiende que tu experiencia de vida te ha llevado a ser esa persona desconfiada que se alarma con facilidad. Pero él no te lo va a reprochar, por el contrario, te va a ayudar a superar esas inseguridades para que ya no tengas dudas en tu corazón.

En vez de juzgarte, intenta comprender las razones por las que analizas todo lo que sucede a tu alrededor y a las personas que quieres, lo haces porque te importan y temes perderlas o que algo les suceda. El chico correcto no será ese cobarde que sale corriendo a la primera discusión, él estará comprometido y eso significa que se mantiene firme a tu lado sin importar qué. Más bien sabe que es en las discusiones y las diferencias donde mejor aprenden a conocerse.

A él no le preocupan tus particularidades porque esas te hacen ser tú misma, así que no te deja sola cuando te sientes débil y vulnerable. Te apoya, te toma con fuerza de la mano y te recuerda que él está ahí para ti, que sin importar lo que esté por venir, allí se mantiene. Él no te juzga porque a veces actúes raro, o porque de pronto quieras aventurarte a algo nuevo, todos esos detalles que te caracterizan son especiales y hermosos para él.

Si estás triste, te hará reír hasta que se te pase, se asegura de que te sientas cómoda y que no temas mostrar tus emociones más crudas sin avergonzarte. Al chico correcto no le da miedo la intensidad de tu amor, no se abruma por tus señales de amor, por tus ataques de afecto. Esos actos de amor los disfruta y valora.

Él jamás dará por sentado tu amor y así como tú lo mimas y le demuestras lo mucho que lo amas, él hará lo mismo. Él cree en el afecto mutuo, en las demostraciones de cariño, no le importa que alguien diga que se expone mucho, no, él se vuelve vulnerable contigo porque quiere que lo conozcas completamente.

Al chico correcto no le molestan tus defectos, se enamora de ellos, no le molestan tus rarezas, queda prendado de ellas, y no le molesta que sobre analices todas las cosas, te ayuda a superar tus miedos.