No siempre tendrás lo que quieres en la vida, pero para conseguirlo debes aprender a amar lo que tienes ahora, a apreciar cada cosa que la vida te ha dado y cada persona que ha llegado. ¿Por qué? Porque más tarde cuando ya nada sea igual entonces la vida te enseñará a amar aquello que alguna vez tuviste y dejaste ir porque no le diste importancia.

Valora a las personas que te acompañan, esas que te apoyan, que te escuchan, que te ofrecen su mano para levantarte y te defienden de quien sea. Valora a esa persona a tu lado que pone todo su empeño en amarte y en demostrarte cuánto le importas, valora las pequeñas cosas, los detalles triviales, porque si no, más adelante, cuando ya no tengas nada de eso, y tampoco nada de lo que deseabas, es cuando la realidad te va a golpear. Esa que te enseña que debes apreciar lo que tienes en tu vida.

No siempre tendrás todo lo que deseas, y puedes soñar y tener expectativas, nadie te niega eso, pero no desprecies lo que tienes ahora por creer que mereces algo mejor y desvalorizas a quien te ha acompañado. Tú tienes el derecho de luchar por lo que quieres, pero no llevándote por delante a quienes te hayan apoyado y ayudado. No puedes ignorar a quien ha estado presente, aprende a amar a quienes tienes ahora antes de que la vida te enseñe a amarlos cuando ya no están contigo.

La felicidad no está concentrada en lo que deseas, no está en un destino, no llega cuando tienes un éxito o cuando alcanzas un sueño. Claro que eso puede incentivar tu felicidad, pero la felicidad plena está dentro de ti, cada día, en cada momento, bajo cualquier circunstancia. Debes dejarla salir, aprende a amar lo que tienes, aprende a amar tu camino pues es allí donde está la vida. En el camino, no en el destino.

No son las personas que están al final de tu vida las que cuentan como importantes, son todas las personas que conoces y que de alguna manera influyen en ti. La felicidad es sonreír a ese trabajo mediocre que tienes y que aceptas hasta poder encontrar algo mejor, es ver las desventuras como oportunidades, es valorar a las amistades, es ver los frutos de los esfuerzos sin dejar de ser quien eres y agradecer a todo aquel que te tendió la mano.

No vivas dentro del inconformismo, si esperas más para ti, lucha por ello, pero valora lo que tienes ahora, valora a las personas que están en tu vida. No se trata de conformarte, se trata de ser feliz y fomentar la felicidad en otros. Se trata de luchar, de no desistir, pero sonreír en el trayecto.

Ama lo que tienes antes de que la vida te enseñe de la forma más dura a amar lo que ya perdiste por despreciarlo.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.