Sin importar lo que haya motivado a sentirte tan mal sobre ti mismo, sé cómo te sientes pues la depresión en cualquiera de sus formas es algo terrible. No estás solo, tristemente la depresión es un trastorno que se desarrolla en muchas personas, por no decir todas, en algún punto de sus vidas. Sé cómo te sientes, la tristeza es tan fuerte que no la puedes manejar, hay momentos en que sientes que lo superas y de repente empiezas a llorar.

Las lágrimas forman parte de tu día, la reflexión sobre todo lo que sucede en tu vida te atormenta. Piensas una y otra vez en todo lo que ha ido mal, en tu dificultad de conseguir lo que deseas. La decepción sobre ti mismo es tan grande que dejas de creer que puedes prosperar. Te encierras en una burbuja de lamento que no puedes controlar. Las personas creen que solo quieres llamar la atención cuando por dentro sientes que te derrumbas y que no hay nadie para sostenerte.

La depresión arremete contigo sin miramientos, te tumba, te hace creer que no vales nada, los ánimos se caen y la autoestima se desploma hasta sus cimientos. Dejas de ver motivos que te hagan seguir adelante, tus días se convierten en rutinas dolorosas y aunque alguien que se preocupa por ti intenta ayudarte el dolor no se apacigua. El peso de la soledad te persigue aun si alguien más está a tu lado.

Sé que los fracasos te han llevado a esa situación, una relación amorosa tóxica, un asunto familiar difícil, la pérdida de un ser querido o la frustración constante en tus esfuerzos hacia el éxito. Cualquiera puede ser el desencadenante de esa pena que te hace daño y que poco a poco va creciendo. Entiendo por lo que pasas, pero quiero decirte algo: el dolor va a pasar, todo ese ruido que hay en tu cabeza se va a silenciar, dejarás de sentir que todo respecto a ti está mal.

Pasará porque eres una persona grandiosa que solo necesita empezar a verlo por sí misma. Aprenderás a entender los límites que debes ponerte para evitar que las personas te hagan daño y tendrás mucho más cuidado. Aprenderás que la vida es cuesta arriba, pero que cuando llegas a la cima, la vista con la que te encuentras te quita el aliento, te emociona y ves esperanza.

El dolor que sientes ahora se transformará en fortaleza, y no te aseguro que jamás volverás a sentirte igual porque somos seres humanos propensos a sufrir, pero cada experiencia se volverá más fácil de manejar. Sé que lloras en silencio, que te sientes como un total fracaso, crees que nadie te amará en la vida porque no crees que valgas la pena para que alguien te vea de esa forma. Pero déjame decirte que te equivocas.

Te equivocas porque la vida no gira a tu alrededor, tú tienes que moverte alrededor de ella porque tú tienes el poder de elegir cómo sentirte, cómo actuar, con quién estar, a quién amar, a quién ignorar y qué hacer. Solo que justo ahora no entiendes bien ese poder, poco a poco lo irás descubriendo, poco a poco serás capaz de controlar ese súper poder.

Y cuando lo tengas en tus manos será grandioso. ¿Sabes cuál es ese súper poder? El amor a ti mismo. El amor propio es capaz de curar heridas muy profundas porque además de ayudarte a ver lo que es mejor para ti, de hacerte sonreír sin motivo y ser feliz en tu día a día, también te muestra el camino de curación ante un dolor tan grande como el de una pérdida.

Así que sé cómo te sientes, pero quiero que sepas que pasará, que será más fácil, que encontrarás personas maravillosas en tu vida que te ayudarán a salir de esa oscuridad y con el tiempo alimentarás ese súper poder que te hará ser feliz el resto de tu vida.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.