Que tu pareja se haya rendido y haya decidido dejarte no es una situación tan fácil de enfrentar, pero sí es muy posible. Antes que nada la tristeza por esa pérdida te embarga, pero lo que más duele de la terminación de una relación son los sueños rotos. Los planes que habías trazado y todas las cosas que esperabas hacer junto a él. Eso es lo más desgarrante.

Afrontarlo puede resultarte muy difícil si no rompes el vínculo emocional hacia esa persona. Es duro y por eso se habla de afrontar, porque es como una fuerza que te golpea de frente y que debes detener. Sé que puedes, pero para ello necesitas primero ser valiente y tener las ansias de superación para seguir con tu vida. Cuando se está tan segura de tener al lado a la persona que se ama y de repente ves como todo se acaba, tu corazón se quiebra por más que quieras evitarlo.

Pierdes las ilusiones, la decepción te come los pensamientos, la tristeza te hace doblegarte y la indignación te endurece. Para afrontar que tu pareja te ha dejado debes, antes que nada, aceptar tu realidad, aceptar que te dejaron, que sí, sí te rompieron el corazón. Creíste que todo iba bien y te equivocaste, acéptalo, no pensaste que él fuera tan cobarde y decidiera no seguir luchando por el amor que decía tener por ti. Acéptalo y compréndelo, pero sobre todo mira bien que lo sucedido no fue tu culpa.

Quizá hubo cosas que pudiste haber hecho y que quizá habrían conseguido mantener la relación por más tiempo, es posible. Pero no fue lo que pasó. El caso es que él te ha dejado y aunque pudo ser diferente eso es lo que tienes ahora y si él no fue capaz de alimentar la relación y luchar como tú lo hacías, entonces de cualquier forma no te merecía. No te aferres a sus recuerdos porque él decidió ya no estar contigo. Ya nada se puede rescatar.

Debes cuidar lo que queda de tu corazón y en lo posible juntar las piezas de nuevo. Eso lo logras con mucho amor, pero no el amor de otro hombre ni de cualquier otra persona, sino de amor propio. Ese que tú te das, con el que te levantas cada vez que te caes, con el que te motivas y te inspiras. Ese amor propio que te da la fuerza para recuperarte porque sabe que tú eres lo primero. Porque es así. Te dejaron, sí, te hicieron daño, sí, pero tú eres más fuerte que eso y no vas a dejar que nadie te defina.

Sabes lo que eres, sabes lo que vales y reconoces que mereces mucho más que ese abandono. Quien estaba contigo no te valorizó lo suficiente y lo que ahora debes tener en mente es que tú no puedes permitir a más nadie así en tu vida. No puedes conformarte con ese poco amor, no puedes aferrarte más a la esperanza de que eventualmente una persona te ame como tú quieres. No, ya no puedes hacer eso más.

Afronta el hecho de que te dejaron, pero con una importante lección que debes aprender. Tú vales demasiado y nadie vale tanto como para que te estanques porque te hayan dejado. Debes superarlo, debes seguir adelante. No le temas a estar sola porque así te puedes encontrar. Tienes todo el tiempo y todas tus energías para enfocarlos en ti misma. Para sanarte, para reír y para seguir creciendo.

Afrontarlo es aceptarlo, entenderlo, aprender la lección, sonreír, agradecer y seguir la aventura fabulosa que es tu vida.

Texto original: albertespinola.com