Cerrar ciclos sentimentales en el amor sí es posible, pero debes ponerte en acción y decidir que así sea. A continuación te cuento algo básico y fácil que puedes empezar a hacer.

Es normal estar destrozado por dentro cuando una relación termina. Te sientes perdido y sientes navegar en un mar muy alborotado y muy confuso. Pero queda claro que de aquí sólo debes salir de una vez por todas, porque quedarse nada bueno te traerá seguro.

Si la relación te ha traído hasta aquí es porque debías aprender varias cosas en tu vida. Una de ellas, es que debes aprender a prescindir de todo eso que nada bueno te trae en tu presente. Y eso te puede enseñar a aplicar en otros ámbitos de tu vida.

Ejercicio para cerrar un ciclo sentimental y así ayudarte a olvidar un amor

Una forma sencilla de empezar, es anotando. Sí, anotando 20 cosas buenas que crees que esa relación te aportaba y anotando también otras 20 que crees que te aportaban de mal y que no te permitían ser feliz en tu día a día.

Anota 20 de cada, o más. Si te salen más, bienvenidas sean; y una vez hayas tomado conciencia de todo lo escrito analiza hacia donde cae el lado de la balanza. Seguramente verás que cae hacia el lugar negativo, y eso parece una simplicidad, pero te podrá enseñar de una forma más objetiva que estabas en el lugar equivocado.

PEXELS

Recuerda que es muy importante escribir, porque cuando se escribe se tiende a ser más honesto que cuando se expresa con la voz. Al escribir irás dándote cuenta de cosas que ahora mismo, ni siquiera contemplas. ¡Haz la prueba!

Escribe y observa el resultado, no tengas miedo a escribir la verdad y todo aquello que has aguantado en dicha relación. Será algo tuyo, nadie lo verá, por lo que aviéntate y sé lo máximo de sincero contigo mismo y date cuenta de cuánto has soportado en realidad.

¿Por qué cerrar un ciclo sentimental es tan difícil?

Sencillamente y principalmente porque todas tus creencias estaban volcadas en esa relación y es difícil reconocer y darse cuenta de que lo que uno cree, está mal.

También, y no menos importante, porque era tu vida, es decir: era tu vida de verdad. Vivías en esa situación y entregabas todo de ti para vivir y que todo fuera lo más correcto posible. Estuviera bien o mal era tu realidad y jamás pensabas que dicha situación terminaría, que debías salir de esa pasada vida.

Cuando vives tu presente crees que vives lo correcto y que se debe afrontar cualquier situación a cualquier costo, pero muchas veces las cosas no son así. Muchas veces hay que aprender a rendirse.

En realidad, hacer el ejercicio de anotar en un papel todas las cosas buenas y malas de la relación o de esa persona, te ayudará a comprender que, tal vez, en muchos aspectos de tu vida, te abandonas y decides seguir en algo que sólo te podrá regalar dolores de cabeza e insalubridad emocional o incluso fisiológica.

Es complicado desprenderse de una vida, de un ciclo, es normal, pero no imposible

No te obsesiones en creer que has perdido, más bien empieza a ver que en realidad lo que has hecho ha sido ganar; has perdido una vida, sí, pero una vida que no te generaba bienestar y eso en realidad no es perder, es ganar. Por lo que, empieza a darte cuenta de cuanto te está beneficiando esto que vives ahora mismo; quítate toda esa información errónea de que has perdido y que ahora todo está mal, porque como te digo, más bien es todo lo contrario.

Conclusión:

En conclusión te diría que no te preocupes, que es normal que así te sientas, pero que te pongas en acción y decidas empezar un ciclo nuevo. Recuerda que para salir de un ciclo lo que debes hacer es empezar otro de nuevo, y de ahí emprender una nueva vida. Si lo haces, verás en poco tiempo cómo no te queda espacio ni mente para seguir recordando ni lamentándote por lo ocurrido, sino que más bien empezarás a sentirte más libre y feliz al ver que ahora en realidad estás empezando a vivir de nuevo y con mucha mejor sensación de vida.

Tendrás ganas de pensar en ti nuevamente; de hacer cosas nuevas en tu vida y todo se convertirá en algo más bonito y ameno para ti.

No decaigas más, espabila y ponte frente tu nuevo camino. Sonríele a dicho nuevo camino, porque:

¿Verdad que no vas a tirar tu vida a la basura por alguien que nada bueno te aportaba?

Todo está en tus manos, tú decides si quedarte en esta mier…

Autoría: Albert Espinola © Todos los derechos reservados.