Un hombre que está acostumbrado a ser infiel tiene sus tácticas para ocultar sus fechorías y que nunca te enteres de lo que te ha hecho. Sin embargo, hay formas sutiles de las que puedes notar que él ha estado recientemente con otra mujer y te está mintiendo. Y bueno, algo debes saber sobre ello pues las mujeres tienden a tener un sexto sentido para estas cosas, solo que cuando intentas indagar, seguro te tachan de loca, que te estás inventando las cosas y así, ya sabes, cualquier cosa para mantener oculta la verdad.

Cuando el respeto en una relación desaparece, empiezan las infidelidades, así que eso es algo que debes tomar en cuenta para empezar. Si las cosas no van bien entre ustedes, tienen varias discusiones y lo sientes distanciado, y de paso empiezas a notar ciertas señales sutiles de una posible infidelidad, voto porque prestes atención a tu instinto. Sin embargo, a continuación te traigo algunas señales con las que puedes inferir que tu hombre ha estado con otra mujer.

Primero, un hombre que está en una relación alterna, tiende a despegarse poco a poco de ti, pero no lo suficiente para dar señales de rompimiento pues le conviene estar a tu lado. Así que lo notas distante, de pocas palabras, menos cariñoso y tal vez, propenso a irritarse muy rápido por trivialidades.

Otra señal clave es cuando llegan a la intimidad, después de que él ha hecho cierta actividad física con alguien más, tiende a perder potencia cuando va a estar contigo. Se le dificulta ponerse en acción y te puede lanzar excusas tontas como que está muy cansado, que le duele algo o se sorprende a sí mismo como si estuviera preocupado por esa situación. Le puede costar lo suficiente como para prolongar el tiempo en acción intentado remediarlo o para por completo la actividad.

Un hombre que estuvo con una mujer puede traer consigo aromas, y claro, él no se da cuenta de ello, pero para ti que lo conoces es muy fácil de percibir. Un perfume, el olor de una crema, de un jabón o champú para el cabello que no está en su baño. Todos esos aromas son indicativos de que algo pasó, estuvo en algún lugar y demasiado cerca de alguien para que se le impregnaran los olores; claro, hay muchas razones para ello, pero ya sabes cuál es la más obvia.

Otro aspecto importante en el área de la intimidad es que ni siquiera quiera intentarlo, que evite tus caricias desde el inicio y se muestre resiliente a tu afecto. Así esquiva por completo tus ansias de sellar su amor en la cama.

Adicional a todas estas señales está el hecho de que llegue a casa en horas muy variadas. Cuando está siendo infiel puede inventarse cualquier excusa para las horas extras fuera de casa, el caso es que ese descontrol es una evidencia de su infidelidad. Igualmente, podría deberse a razones reales sobre un horario demandante en el trabajo, pero si sabes que no es el caso, y además, algunos días llega muy temprano y cansado con ganas de dormir y otros muy tarde y activo, hmmm, piénsalo.

Los infieles no dejarán de ser infieles. Pueden aprender una lección y demostrar ser alguien diferente con otra persona, pero no contigo. Si tú sigues perdonando esas indiscreciones, se sentirá confiado a tu lado. Es decir, no le importará seguir haciéndolo porque tú siempre le perdonas cuando te das cuenta.

Basta de ello, aprende a leer las señales y sé contundente con tu posición, alguien que te ama de verdad siempre buscará la forma de demostrarte su fidelidad, y jamás permitiría que tengas dudas de ello.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.