En general, el amor, no debería ser difícil. No te genera ansiedad, estrés ni dolor. No creas esa absurda teoría de que el amor duele, es mentira, lo que duele en verdad es el engaño, las mentiras, la indiferencia, la manipulación, el desamor, el daño. Si el amor te duele es porque alguna de esas cosas suceden y eso significa que debes apartarte.

Sin embargo, cuando estás con la persona correcta no tienes que esforzarte tanto para ser feliz, no hay dramas ni dudas. Sientes seguridad, sientes que estás en el lugar ideal donde nada malo puede pasar, donde todo es posible y en el que no tienes miedo dejar salir tu personalidad tal y como es. Así que no, el amor no se traduce en dolor, no es tu obligación quedarte donde no te sientes a salvo ni feliz.

Con la persona correcta todo fluye, todo se da de forma natural. El entendimiento, la conexión, el amor, el crecimiento mutuo. Cuando estás con alguien que de verdad te valora, tu vida da un giro hacia la felicidad, ves la vida color de rosa, no tanto por el enamoramiento sino por lo bien que te sientes a su lado, sin presión, sin dudas, sin engaños. La vida se vuelve un camino largo de felicidad en el que te puedes enfocar en lo que amas porque sabes que te acompaña alguien que te inspira y jamás te juzga.

El amor siempre es positivo, si te empieza a nacer el sentimiento de que el amor es algo doloroso y que no quieres enamorarte más nunca, se debe a que estabas con la persona errada. Y que en realidad nunca hubo amor; solo te aferraste a una idea en la que creíste que serías feliz, pero al final del día la tristeza es la mayor evidencia de que estás en un error.

Si has cometido el error de estar con alguien que te deja heridas creyendo que eso era parte de sus señales de amor, entonces necesitas trabajar tus emociones. Necesitas autoanalizarte y reflexionar. EL AMOR NO ES DOLOR, entiéndelo, de quien te daña, aléjate sin pensarlo; si estás con la persona correcta, te sientes libre, experimentas amor constantemente, sin miedo, solo disfrutas de cada momento a su lado.

Todo sucede sin que tengas que intervenir, así que basta de aferrarte a alguien que no mueve ni un dedo por ti, que no es capaz de esforzarse como tú y que además, siempre te deja dudas sobre su amor y fidelidad.

Con la persona correcta la felicidad llega por sí sola, sin buscarla ni construirla porque el amor nace de forma natural, porque el amor se va desarrollando poco a poco y mientras tanto todo va tomando un perfecto lugar.

El amor de verdad es alegría, es calma y tranquilidad. Es la ausencia de confusión y miedo, es el balance perfecto entre el gusto, el respeto y la pasión. Todas las bondades del amor las tendrás únicamente cuando estás con la persona correcta.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.