Las mujeres en las relaciones tienden a ser muy pacientes en comparación con los hombres. Dan más oportunidades, son capaces de perdonar las acciones más viles y esperan por un cambio que puede llegar o no. Ah, pero toma en cuenta que aunque sean pacientes, cuando dice “ya no más”, cuando de verdad se cansa, es el punto final, no hay vuelta atrás.

No habrá disculpa que valga, no habrá nada que puedas hacer para recuperarla. Crees que estás en una posición segura porque te ama y te perdona todo, pues todos tienen un límite y el límite de una mujer agotada y decepcionada es infranqueable. Es una batalla que ya perdiste. A ella le puede costar mucho tiempo darse cuenta del error que cometió al quedarse a tu lado, puede que en su profundo amor hacia ti decidiera darte una oportunidad tras otra. Pero cuando finalmente abre los ojos, no los vuelve a cerrar jamás.

Cuando ella se cansa, ella toma una decisión firme, quedarse ya no seguirá siendo una opción porque ahora sabe el dolor, la desesperación y el sufrimiento que significa estar a tu lado. En todos los sentidos y desde todos los ángulos. Una mujer cuando se enamora y se compromete lo hace con firmeza, esforzándose, y si tú no te esfuerzas igual su amor se va deteriorando. Dar su amor por sentado es lo peor que puedes hacer, creer que solo necesitas conquistarla y olvidarte de alimentar su amor.

Fracasas, la haces infeliz, la haces dudar, la haces llorar y le haces sentir miserable. ¿Qué clase de amor es ese? Te aseguro que llega un momento en que ella se cansa de esperar por ti, de esperar a que te decidas amarla como de verdad merece, no con palabras vacías y promesas falsas. Ella sabe que merece mucho más, pero mantiene la esperanza en ti como persona, ella cree y confía en que tú puedes ser, no alguien diferente, sino alguien consciente de lo que tiene a su lado. Y cuando ya no pasa nada de eso, se da por vencida y te dice adiós sin importar qué berrinche se te ocurra.

Culparla por alejarse o porque creas que te haya dejado de amar después que se vaya solo le ayudará a estar más segura de su decisión. Ella te conoce a la perfección, consiguió hacerlo en todo ese tiempo que se quedó a tu lado resistiendo. Ella sabe cómo actúas, cómo manipulas, cómo es tu “forma de dar amor”. Así que cuando ella se cansa de verdad de estar con alguien así, no hay vuelta atrás, no hay nada que la haga esperar para darte “una oportunidad más”.

Si no la valoras, no la engañes para que se quede a tu lado. Si no le amas como merece, si no le das lo que ella espera, déjala ir para que busque su propia felicidad y no le hagas creer que sí le darás todo lo que ella espera de ti.

Entiende que amar no es suficiente, una vez que amas tienes que alimentar ese amor con valores como el respeto, la responsabilidad, el compromiso, la confianza, el apoyo y la inspiración.

Ella necesita sentir que estás esforzándote, de lo contrario poco a poco la vas a ir perdiendo y cuando se canse de verdad de esa indiferencia y poca motivación, ella se irá de tu lado sin mirar atrás.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.