Muchas veces juzgamos a las personas sin saber lo que hay dentro de su corazón. Y así muchas veces una mujer prejuzga a un hombre solo por su condición de hombre. Se la pasa temerosa de que le rompan el corazón y termina siendo ella quien lo rompa sin darse cuenta. Debes darte cuenta tú del hombre que tienes a tu lado, conocerlo a profundidad, estudiarlo y comprender el porqué de sus acciones contigo.

Puede que sea un hombre grandioso, pero si te niegas a creer que lo sea, la duda va corroyendo la relación hasta que desaparece. Y cuando veas que perdiste un hombre bueno que quería amarte más que nada es cuando vendrá una culpa más dolorosa que cualquiera de las veces que te hayan roto el corazón. ¿Sabes por qué? Porque te das cuenta que tú también eres capaz de romper un corazón y nadie te hizo hacerlo, lo hiciste por ti misma.

Con lo duro que es conectar con un buen hombre, lo pierdes por miedo, por no dejar en el pasado lo que está en el pasado. Por no darte la oportunidad a ti misma de ser feliz sin preocuparte por lo que pasará en el futuro. Tienes que concentrarte, dejar de traer a tu vida lo que ya pasó porque afecta tu presente, te hace perder personas que de verdad quieren intentar amarte. No todas las relaciones son iguales. No puedes juzgar a las personas por las acciones de otros.

Enfócate en el momento, en disfrutar de la aventura que tengas, en darte la oportunidad. Porque si llegas a perder a un hombre maravilloso por tu absurdo y constante temor, sabrás que fue tu culpa y eso te destrozará tanto o más que si te hubieran engañado a ti.

Cuando pierdes a un buen hombre y te das cuenta que fuiste la culpable es devastador, empiezas a ver todos los errores que has venido cometiendo por temor. La indiferencia, la falta de cariño, la duda constante sobre su lealtad, lo alejaste de ti, hiciste que quisiera irse, que creyera que tú no eras la mejor persona con quien estar. La duda acaba con la confianza. Le diste todas las razones para marcharse solo porque tenías miedo en un principio a que él se marchara y te rompiera el corazón. Y eso es una ironía muy triste.

No caigas en eso, no esperes a darte cuenta de que un hombre es bueno cuando sea muy tarde. Entiendo que estés resguardando tu corazón, pero no puedes entrar en una relación desconfiando de inmediato. Si no te ha dado razones para desconfiar, no lo hagas, no le impongas a él los errores que cometieron otros.

Un buen hombre está dispuesto a escucharte, a entender lo que siente tu corazón y el miedo que llevas dentro. Él hará que ese miedo desaparezca, pero debes permitírselo, ábrete con él, muéstrale de qué estás hecha y él te va a entender. Trabajará duro para que confíes en él y te sientas a gusto a su lado, dale la oportunidad de mostrarte que no todos los hombres son iguales y de mostrarte lo que es el amor verdadero.

Mentalízate en lo positivo, no esperes a entender lo buen hombre que es cuando ya lo hayas perdido.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.