¿Cuándo puedes considerar que estás enferma por un hombre?


Tú vives tu día a día junto a tu pareja y seguro muchas veces te preguntas si realmente estás viviendo salubridad a su lado, o si estás sumergida en la obsesión y el apego.

Descubrir esto no es difícil, sólo debes mirar tus formas y tu forma de vivir a su lado.

Cuando tienes obsesión y apego, normalmente sientes que tu vida, sin tu pareja, no tiene sentido y ves que tus sentimientos están desbordados. Con honestidad hacia a ti, podrás ver si realmente tu relación te crea tranquilidad o más bien es un estrés constante por saber de ella o por poder tener el control de su vida, su presente y su futuro. Con el fin de calmar tus ansias y tu exceso de control hacia ella.

Cuando sabes que debes renunciar a tus formas y debes cambiar tu forma de control, sin poder hacerlo, es decir sin control alguno hacia ti misma, es que estás sufriendo apego y obsesión por dicha persona.

Observa si…

  • Cuando a ti algo te gusta, te apasiona y lo disfrutas, lo amas, puedes prescindir de ello. Te gusta subir a la montaña rusa, y pasártelo bien, pero no dependes de ella y no necesitas ir todos los días al parque de atracciones para montarte en sus vagonetas y tenerla presente todo el tiempo. Tu vida no depende de ella.
  • Cuando tienes vicio, adicción, apego o pasión enfermiza por cualquier cosa, en este caso un hombre, lo que te pasa es que estás viviendo un constante control y por supuesto no eres capaz de renunciar a él, para mejorar tu bienestar, cuando debes hacerlo. Dependes de él por completo y no puedes concebir una vida sin estar a su lado. Tu vida depende de él.

Pasión armoniosa

Hay una pasión que es armoniosa, que es la que te demuestra que estás equilibrada en este sentido, porque no dejas ni cambias tu vida y salud por nada ni nadie. Puedes disfrutar del amor o de cualquier cosa sin necesidad de renunciar a nada más. Disfrutas y no sufres.

Tu vida es más bien tranquila y sientes que para nada dependes de nada ni nadie. Y si por tu mente pasan pensamientos, de soledad, o de abstinencia, de dicha persona no te crea sufrimiento en exceso. Podrías vivir perfectamente sin ella.

Pasión obsesiva

Sin embargo, existe la pasión obsesiva o “apego”, que es la que puedes vivir cuando eso que realizas o amas, te crea la incapacidad de no disfrutar de la vida o de lo que vives. Si algo o alguien no existe para ti, o no está bajo tu control, sufres, y por supuesto renuncias a muchas cosas por el mero hecho de que sólo te importa o sólo te enfocas en eso que te crea: apego, pasión obsesiva y enfermiza.

Saber si un hombre te crea todo esto, como te decía anteriormente, no es difícil, sólo debes sentarte tranquila en soledad y ver y meditar qué es lo que estás viviendo a su lado. Ser honesta y aceptar si puedes renunciar a él o no, cuando sabes que debes hacerlo para mejorar  tu bienestar emocional y sentimental.

Si debes renunciar algo que te es imposible hacerlo. Si sabes que deberías hacerlo pero no puedes, es que un problema viven en ti y tu forma de vivir o amar.

Podríamos decir que esto es enfermedad emocional.

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It