Cuando un hombre se arrepiente de haberte perdido no solo se arrepiente del hecho de que haya permitido que te alejaras, sino de todas las razones que él mismo te dio para que te fueras. Él se arrepiente e inicia en él una reconstrucción y una renovación de quién es porque en su búsqueda de conquistarte de nuevo se va dar cuenta que te perdió para siempre, que la arruinó sin remedio alguno y le toca darse cuenta para seguir adelante siendo mucho más maduro.

Cuando un hombre se arrepiente de haberte perdido siente frustración. Por un tiempo creyó que no te necesitaba en su vida, creyó que si te alejabas era porque ya no lo querías, pero la vida da lecciones y a veces las da de forma brusca. Él siguió adelante como si nada, con relaciones que no lo llenaban, intentado buscarte en ellas y cuando no te encontraba se fue dando cuenta de los múltiples errores que cometió contigo.

Porque es que hay que verse con el mismo espejo para ver los defectos, nada lo hacía sentir seguro, ninguna persona lo hacía sentir amado como cuando estaba contigo. En aquel entonces creyó que tu amor se acababa, pero tu amor hacia él siempre fue firme, siempre fue real, luchaste como nadie por él, fuiste paciente, tu compromiso te hizo buscar nuevas estrategias para demostrarle tu amor y que por fin decidiera amarte como querías, pero nunca sucedió, así que tomaste una decisión que te dolió en el alma, que te costó asimilar aunque sabías que era lo mejor para ti.

Tomaste una decisión pensando en tu bienestar y fue lo mejor que pudiste haber hecho porque no permitiste que su indiferencia y su desamor te afectaran más y rompieran tu corazón de forma que fuera irreparable. Ah, pero él creyó que simplemente ya no lo amabas, porque en su mundo tú debías seguir sirviéndole mientras él se regodeara en ello sin darte nada a cambio. Hiciste bien, tanto para ti como para él, porque de no hacerlo él no tendría la oportunidad de darse cuenta de los errores que cometía en el amor.

Ahora él se ve a sí mismo en una situación de angustia, arrepentimiento y decepción sobre sí mismo. Llega ese momento en que abre los ojos y nota que te perdió, que dejó que las cosas entre ustedes fueran irremediables y que fue su entera culpa que tú te marcharas. Se siente devastado y herido. Y siente una necesidad inefable de buscarte, de tenerte de nuevo en sus brazos y recuperar todo el amor que tú le dabas. Solo que es imposible volver a ello y no lo sabe, o más bien no lo quiere admitir.

En su afán de recuperarte cree que todavía tiene poder sobre ti porque siempre le perdonabas su indiferencia o su falta de amor. Y ahora que se dio cuenta de todo lo que hizo mal se siente con más seguridad de convencerte que vuelvas a su lado, pero ten cuidado. Él necesita remarcar esa lección para su vida, no para tenerte como trofeo después de aprenderla.

Tú también aprendiste una lección que debes mantener con seguridad en tu persona. El de amarte, el de no aceptar menos de lo que mereces y el de recordar que las personas solo cambian cuando quieren o les conviene. Necesitas mantenerte protegida.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.