Esa mujer que sabe muy bien lo que vale no se queda al lado de alguien que no la ama. Ella se aleja tan rápido como puede porque no quiere perder más de su tiempo con alguien así. Una mujer digna, segura, que sabe lo quiere, que lucha por sus sueños y trabaja duro por conseguir lo suyo, no se deprime porque un hombre haya dejado de amarla. Por supuesto que le duele que él no haya sido capaz de mantener su amor por ella, pero no se deja caer. Ella dice adiós y continúa.

No des jamás su amor por sentado y dejes de luchar porque te vas a arrepentir, ella quiere que la ames de vuelta siempre, no solo en ocasiones. No espera que le bajes las estrellas, ella es más realista, pero sí quiere que seas honesto, que compartas tu tiempo a su lado, que tengas detalles, que seas cariñoso, que planees un futuro juntos. Si no eres capaz de dar esas cosas, entonces no la mereces.

No te quejes si tu chica se va porque dejas de alimentar el amor que tienen. Si ella siente que ya no la amas con la misma intensidad, que te estás distanciando emocionalmente de ella, poco a poco ella se va de tu vida. No esperes hasta que llegue el arrepentimiento, no pierdas a esa chica asombrosa, dedicada y cariñosa que lo quiere todo contigo solo porque das su amor por sentado. No te creas tanto, una relación es de dos, y si ella siente que está haciendo todo el trabajo emocional ella sola, se irá.

¿Te vas a arriesgar a perderla por descuidar la relación? Cuando se ama de verdad siempre pones tu atención en esa persona que te importa. Si la descuidas, ella se da cuenta que ya no te interesa y no va a rebajarse y lastimarse a sí misma quedándote a tu lado. Una mujer digna no se queda esperando a que te decidas si la quieres o no, ella se va.

Para una mujer digna debes ser un hombre digno, alguien que se preocupe por ella, que le interese saber cómo estuvo su día, cómo le fue en esa reunión importante. Que quiera saber cuáles son sus sentimientos, sus miedos e inseguridades y que le ayude a superarlos. Ella merece un hombre detallista que siempre le regale una sonrisa, que le recuerde lo mucho que la ama y que siempre estará ahí para ella.

Una mujer digna no quiere lujos, no quiere obsequios costosos. Ella te quiere a ti, quiere conocerte desde los cimientos, entender qué hay en tu corazón, lo que te hace vulnerable.

Ella espera que le abras tu corazón y que te sientas cómodo a su lado. Pero si la haces sentir que ya no la amas, la dañas. Es mejor ser honesto, si ya no sientes afecto por ella, entonces díselo, evita que siga creyendo que aún tienen algo, sino tarde o temprano se dará cuenta por ella misma y se irá sin dudarlo, pero con el corazón roto.

Una mujer digna no se sienta a esperar, aunque le duela, ella se va.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.