Es lamentable, pero muy cierto que muchas mujeres no logran reconocer su valor. Le dan mucha más importancia a estar en una relación en vez de enfocarse en si realmente son felices. Están dispuestas a soportar comportamientos inmaduros, la falta de afecto y hasta actitudes tóxicas solo por el temor a quedarse solas y sin nadie que les haga sentir significativas.

Ese es un escenario deprimente y desgarrador que vemos a donde sea que miremos. Un hombre que trata a su esposa de forma despectiva, que la controla como si se tratara de un niño o un esclavo. Se escucha terrible, pero es cierto, existen muchas parejas así, en las que la mujer se somete tan profundamente que deja de pensar en sí misma, en lo que es mejor para su bienestar.

Muchas mujeres soportan todo tipo de comportamiento negativo por temor a la soledad, al qué dirán, o a que no puedan sobrevivir sin esa persona. Incluso mujeres que no están en una relación pueden pasar por este tipo de situación, podría decir que toda chica en algún momento ha pasado por esto. Habla con un chico que le gusta, él le da indicios de que también le gusta, pero la mantiene a distancia y ella con la esperanza y a pesar de las actitudes de escudo de él, insiste en tener su atención.

Por un momento todo parece química, atracción y las chispas salen disparadas, ella empieza a soñar que podría ser el hombre ideal, pero al momento siguiente deja de contestar sus mensajes de texto o los contesta mucho después, se acumulan las llamadas perdidas en su teléfono, siempre está ocupado o surgen imprevistos por los que tiene que cancelar sus encuentros.

Ya sea que estés saliendo con alguien o estés dentro de una relación, en el momento que sientas que ya no te quieren, que te evitan o que ya no están interesados, tienes que recordar lo mucho que vales y dejar de insistir por su atención.

Aprende a ser fuerte, a reconocer cuando ya no eres bienvenida y alejarte antes de que la situación aumente el nivel de toxicidad y salgas muy herida.

Debes tener respeto por ti misma y no permitir que las personas te tengan a su antojo, que te busquen solo cuando quieran y ya. No, ya no permitas esa clase de actitud en tu vida. A tu lado solo mantén a personas que sean respetuosas, pacientes, amables, honestas y cariñosas. Si un chico que mostró interés por ti de pronto ya no parece entusiasmado, entonces aléjate de él. No te conformes con personas mediocres en tu vida que no tienen nada para aportarte.

Aprende a ser la mujer fuerte que se ama a sí misma, que nunca se conforma y tiene la fortaleza para decir adiós cuando ya no vale la pena continuar. Una mujer fuerte no ruega por atención cuando siente que ya no es querida, ella simplemente se aleja, resguarda su corazón y toma distancia para recuperarse antes de que el golpe sea mayor.

No rompas más tu corazón por alguien que no está dispuesto a romper el suyo por ti. Al primer indicio de desatención solo aléjate. Vales muchísimo para permitir que te traten con tan poco esfuerzo.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.