Si tú no tienes paz y tranquilidad, entonces estás en una mala posición. En todo lo que hagas debes buscar estar tranquila y satisfecha contigo misma. Por lo tanto, si un hombre está haciendo todo lo contrario contigo, aléjate de él. Cualquiera que te esté ofreciendo un mal trato tienes que ponerlo fuera de tu vida. Deja de amar a un hombre así, tú mereces paz en tu vida y si él no te ofrece colaborar en ello, entonces tú tienes que poner cartas en el asunto y alejarte.

Deja de amar al hombre que no trae paz a tu vida, que no te pone su atención y solo te deja dudas. Deja de amarlo porque solo te está trayendo cosas negativas. Pierdes tu tranquilidad porque te importa todo lo que tenga que ver con él, te duele que sea indiferente, te duele que ya no tenga tiempo para ti, te duele que te mienta y mientras le sigas dando importancia más dolerá y menos paz tendrás.

Si estás aferrada a querer que su relación funcione porque alguna vez sí funcionó y crees que puedas recuperar eso, estás equivocada. Te estás enfocando de una manera errada, cuando no tienes tranquilidad, cuando no tienes paz por las acciones de alguien más, necesitas arrancarlo de raíz de tu vida o la indignación seguirá. Si él te hace sentir así, tan desesperada, piensa en el tiempo de tu vida que le estás dando, en cómo te gastas tus energías en alguien que no lo vale.

La vida es muy corta, la vida son tres días y de ellos no puedes pasarte dos días y medio intentando comprender a alguien que simplemente ya no te quiere. Quiérete a ti misma y aunque te duela toma distancia, aunque te cueste, aléjate, porque no puedes seguir entregando de tu vida a alguien que no le importas; alguien que no se preocupa por cómo te sientas, ¿por qué te vas a preocupar tú por él?

Deja de amarlo, esfuérzate en reconquistarte a ti misma, en recordar lo mucho que vales y lo mucho que mereces. Invierte tus recursos en ti misma, tu tiempo, tus ánimos, tus energías. Tú mereces tener siempre una sonrisa en tu rostro, mereces estar tranquila y en paz, y si tu pareja no puede ofrecerte eso, entonces ya deja de amarlo y sigue adelante que seguro habrá alguien por allí deseoso de ofrecerte todo eso que te hará feliz.

Deja de enfocarte en él, en lo que quiere o en la forma que podrías hacerlo cambiar porque no lo harás cambiar. Eres tú quien necesita hacer una pausa en tu vida y darte cuenta de lo que estás perdiendo. Estás perdiendo tu paz y tranquilidad, estás perdiendo el amor que te tienes a ti misma.

Basta de ceder tus necesidades y tu tranquilidad por alguien que no le importa si estás bien o no a su lado; alguien que solo te tiene cerca como plan de respaldo, que no te ama, que no siente ansias de luchar por su relación. Ámate y deja de amar al hombre que no trae paz a tu vida.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.