Cuando una mujer toma una decisión determinante para su vida, no hay vuelva atrás ni hay forma de que vuelva a ser la misma. Cuando tu ex te dejó no solo terminó una relación, también aprendió una importante lección para su vida. Ella se aleja de ti con mayor madurez y sabiduría. Ella no es la misma, vio una nueva imagen de lo duro que pueden ser las cosas y va con una nueva visión hacia su futuro.

Desde que no está a tu lado transformó no solo su forma de pensar si no su forma de ser. No habla igual, no se expresa de la misma forma, tiene límites nuevos que la ayudan a protegerse de personas mal intencionadas y sobre todo, se ama a sí misma más que nunca. Jamás volverá a ser la mujer que fue antes de ti ni será la mujer que fue contigo. Sus expectativas han cambiado por completo.

¿Y sabes qué es lo que ella más valora ahora que no está contigo? Su libertad. Se adueñó de ella con mucha seguridad, reconoce su valor y comprende que su tiempo es demasiado valioso como para gastarlo alrededor de personas mediocres. Ella ahora experimenta nuevas cosas con entusiasmo, se abre a las aventuras y a las oportunidades sabiendo lo que quiere.

Ella es otra, tiene la confianza que nunca había experimentado sobre sí misma. Puede que haya sufrido por un buen tiempo reponiéndose de ti, pero en todo ese tiempo se endureció, se volvió más fuerte, experimentó un descubrimiento profundo muy importante para su vida.

No la verás igual, nadie la verá igual. Incluso su aspecto físico ha cambiado porque es que la seguridad en una mujer embellece, la transforma. Ahora a ella no le faltan ojos que la miren con admiración, ella se hizo dueña de su camino y da pasos fuertes para transitarlo.

Después que te dejó, tu ex mujer es otra, sí lo es, dejó de ser esa que se abstenía a lo poco que le dabas, dejó de ser esa mujer conformista y triste. Ella recuperó su autoestima. Todo iba mal solo porque estaba con la persona equivocada, y sí, eso es lo que pasa cuando no estamos con la pareja correcta. Nos conformamos con menos de lo que deseamos, y una vez que tu ex mujer se vio liberada sintió como una bocanada de aire le devolvía la vida.

Al irse aún estaba confundida, se sentía bien con su libertad y al mismo tiempo tenía miedo de estar sola, de tener una vida sin ti por muy mal que fuera la relación. Pero el tiempo la curó, el tiempo le mostró lo mucho que vale y lo disfruta. Disfruta su tiempo, sus capacidades, sus oportunidades, su libertad. Ella no es la misma, ella es otra mujer.

Aunque la relación contigo no haya sido la mejor, le sirvió de experiencia para ser una persona mejor.