No, no todos los hombres son iguales, y generalizando aún más, no todas las personas son iguales. Es cierto que muchos se han dejado influenciar por una sociedad estereotipada en la que se ve al hombre como más liberal que la mujer, y no solo como una actitud que se toma sino como un derecho que tiene. A muchos se les ve cambiando de chicas como si se tratara de su ropa de cada día y lo peor es que esa forma de ser no los pone como mal vistos a diferencia si lo hiciera una mujer.

Pero estos estereotipos están quedando en el pasado, las chicas cada día demuestran más su independencia y su libertad. Por lo tanto, hoy en día, en gran medida, toda persona es libre de hacer y decidir por su vida. De la misma forma los hombres valoran mucho a la mujer, lo que es, su esfuerzo y dedicación y claro, su libertad. No puedes llegar a la vieja y absurda conclusión de que todos los hombres son iguales. Es una frase que también podría decirse sobre las chicas y tampoco sería cierta.

Las personas engañosas existen de cualquier género, en cualquier lugar, de cualquier edad y cualquier gusto. No creas que solo los hombres puedan ser hirientes, si lo crees, entonces eres demasiado ingenua. Cada persona es única, con una educación diferente, con una forma de percibir las cosas diferente y con una forma de demostrar sus emociones diferente. Si un hombre te ha engañado, te ha hecho daño o te ha sido infiel, ten en mente que no es el único que lo ha hecho y que seguro encontrarás a más personas igual de engañosas. Pero eso no significa que todos lo sean.

Incluso ese chico que conoces que solo quiere pasar de una chica a otra, eventualmente dejará de actuar así. Cada persona es un mundo y es el tiempo y la experiencia lo que les da a cada uno la madurez emocional para ser alguien que ame y respete siempre. Muchas veces crecen con una premisa y es el tiempo lo que los hace cambiar su forma de ver la vida y las relaciones.

Hay hombres que no soportan la intimidad emocional, y mientras sean honestos, es su elección cómo vivir sus vidas. Hay hombres que se enfrascan en desarrollar esa intimidad emocional y hay hombres que reconocen que no están listos para entablar relaciones interpersonales y se mantienen al margen. Deja de creer que todo hombre que llegue a tu vida será un miserable.

Que te haya tocado alguno de esos ejemplares desagradables no significa que todos sean así, más bien de esas malas experiencias aprendes a reconocerlos para evitar volver a caer con alguno. Si te pones a analizar las experiencias o la vida de otros notarás que el número de hombres atentos, conscientes y dedicados es mayor al de los engañosos. Que alguno puede cometer un error, por supuesto, en esta vida todos cometemos errores, hombres y mujeres. La grandeza radica en la aceptación de los errores y el aprendizaje de la lección que dejan.

No vayas predispuesta, no culpes a unos por las acciones de otros. No te conviertas en esa persona que juzga a todo un género porque uno o dos de ellos te hayan roto el corazón. Mientras te ames a ti misma, cada oportunidad que te des será exitosa.

Muchas mujeres terminan heridas y gritando a los cuatro vientos que “todos los hombres son iguales” cuando en un principio pudieron evitar la mala relación. Por capricho o por apego muchas se quedan donde no deberían hasta que llega un momento en que el chico ya no resiste y lo culpas a él cuando pudiste haberlo evitado.

No todos los hombres son iguales, cuando no te sientas cómoda en una relación, aléjate antes de que el dolor te arruine por completo el respeto que le tienes a todo el género.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.