Antes de que el amor de tu vida pueda llegar a ti con toda seguridad, tienes que cambiar tu mentalidad. Tienes que dejar de creer en la idea de que el amor de tu vida simplemente llegará; no estás en una película con un guión ya redactado, ni estás en un clásico de literatura que te asegura un galán al final. Para que el amor de tu vida llegue, primero tienes que liberarte de toda ansia de tener a alguien a tu lado para sentirte completa.

Mientras no te sientas completa con todo lo que eres tú misma, nunca podrás ser feliz con un hombre a tu lado, aun si se trata del amor de tu vida. Ya habrás escuchado esa frase que dice “No será hasta que dejes de buscar que vas a encontrar”. Las ansias porque alguien llegue a tu vida puede que no te permita ver lo que tienes en frente. Si tienes la ilusión de que llegará ese galán al rescate jamás verás a las personas de valor que llegan a tu vida.

Son muy pocos los casos de amor verdadero que nacen de un momento a otro. El amor de tu vida será alguien que poco a poco se ganará tu confianza, quizá sea primero una muy bonita amistad que luego se irá transformando. Por eso es esencial que dejes de buscar como si fuera algo que vas a encontrar guardado en una caja.

El amor real llega sin avisarte, no te das cuenta, se va formando, se va construyendo. Necesitas cambiar de mentalidad, dejar de buscar y empezar a aceptar. Aceptar que el amor no llega de sorpresa, que debes enfocarte en amarte a ti misma, en construirte y ser feliz antes que compartir tu vida con alguien más.

Si solo esperas la compañía de un hombre porque así sentirás que tu vida tiene un propósito, estás errada. Si quieres la compañía de un hombre solo por la presión de la sociedad que te vive gritando que sin un hombre no eres bien vista, estás errada. La decisión de estar con alguien se basa en el amor real, la compañía de una pareja complementa tu felicidad pero no es el único que te brinda felicidad.

Si no eres feliz por ti misma, jamás podrás ser feliz con un hombre. Tienes que aprender a ser feliz con tu propia compañía, con tus metas, tus sueños y tu día a día. Si te sientes sola y triste, creer que una pareja te va ayudar es una asunción equivocada. Si aceptas estar con alguien porque crees que va a apartar tu tristeza y hacerte feliz, eso no va a ocurrir, lo que va a pasar es que tu tristeza se va a intensificar. Sentirás que no te comprende, que aunque te haga sonreír aun necesitas algo más.

Lo que te hace falta es amarte a ti misma. Aunque tengas a tu lado al hombre más maravilloso, honesto, leal y cariñoso, no serás feliz con él si no puedes ser feliz por ti misma.

Cambia esa mentalidad, aprende a amarte a ti misma, a no esperar ese príncipe azul sino el amor y sin prisas. Y será entonces cuando descubras que el amor de tu vida está más cerca de lo que crees.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.