El amor siempre es libre, SIEMPRE; si no te permite ser quién eres, no es amor. No creas palabras falsas manipuladores que quieran cambiar tu esencia, que quieran hacerte alguien que no eres solo para adecuarte a las necesidades de alguien más. No lo hagas. Quien te ama de verdad te ama con todo y defectos, desde tu personalidad atrevida y radical, tus ansias de aventura y cambios extraños de humor hasta las arrugas y los rollitos en tu cadera.

Quien te quiere, te quiere completita, de pies a cabeza, desde el hola hasta el adiós. Quien te ama sabe que cada aspecto de ti te hace ser la persona maravillosa que eres y jamás querría cambiarlo. Así que pon atención, el amor nunca te hará abandonar tu verdadero yo y toda mujer fuerte lo sabe, cuando sientes que alguien está actuando contra tu yo interno, tienes que detenerlo y autoanalizarte sobre dónde estás y con quién.

Jamás permitas que te quiten el poder de decidir sobre ti misma, no le des el mando de control de tu vida a nadie más. En el momento que empieces a ceder, a dejar de hacer las cosas que te gustan, de usar palabras que no son tuyas, de callar cuando quieres gritar, de vestir lo que está bien para los demás y no para ti, todo para complacer a otro, ya te pierdes a ti misma y el camino de retorno puede ser muy difícil y en muchos casos imposible.

Una mujer que se ha hecho fuerte tras tantas batallas sabe bien que jamás puede permitir que la quieran cambiar, esa es una forma de maltrato silencioso que poco a poco te va dominando. Y esas personas que no se dan cuenta de ello padecen muchísimo para abrir los ojos, aceptar su realidad y trabajar en ello para sacar lo malo de su vida. Pero una vez que se supera te vuelves de hierro, te conviertes en toda una guerrera de la vida porque sobrevivir a alguien que quiere manipularte para controlarte a su antojo es un triunfo que te hace más fuerte.

Terminas dándole una patada con fuerza a ese individuo y empiezas a valorarte mucho más. No es fácil llegar a ello, pero lo logras. El amor propio es vital para experimentar el amor de pareja en completa plenitud. Tienes que respetar quién eres para entender cuando alguien no te está respetando, tienes que amarte y saber cuánto vales para darte cuenta cuando alguien no te está valorando como mereces.

Así que no, el amor de verdad jamás intentará cambiarte, jamás atentará contra tu bienestar y felicidad. El amor no es dolor ni control, el amor es libertad, es sonrisas y afecto, el amor es respeto y comprensión. El amor jamás será aprensivo, y si lo sientes así, NO ES AMOR, ya no creas que el amor para que sea verdadero te tiene que doler, no, eso no es así.

El amor nunca debería hacerte abandonar tu verdadero yo para hacer feliz al otro. No te forzará a NADA. Y una mujer fuerte lo sabe, mantente firme y siempre ponte en primer lugar.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.