Sólo han sido decisiones que no han estado a tu favor. Pero porque eres humana y has confiado en el amor y en tu mente. Todos erramos. Has creído en que él podía ser esa persona que te iba a dar ese amor que deseas. No ha sido así, pero ¿y qué?, no pasa nada, no es culpa tuya; es sólo que la vida a veces te da experiencias de este tipo ”negativas o no deseadas” para que sigas aprendiendo y acercándote a lo que deseas. Ahora eres más lista y más sabia y no te guiarás tanto por lo que deseas, sino por lo que no deseas.

En la vida aprendes muchas cosas y en el amor aprendes a amar, y si este se marcha, debes desaprender lo aprendido. Pasar del amar al aceptar y al admitir. Tratar de no pasar al odio. Es una experiencia más, no el fin del mundo.

Claro, gracias a dichas experiencias, sabes que ahora no focalizarás tus deseos y tus ganas de amor, sólo con lo que deseas, sino en lo que no deseas y te darás cuenta de que no siempre es cuestión de seleccionar lo que te atrae. Amor también es seleccionar lo que sabes que te hará bueno en tu vida. Partiendo de tu amor propio, esto te ayudará mucho a no caer en las garras malintencionadas de nadie. Así también es el amor. También depende de cuanto te ames tú a ti misma, para saber que amor mereces. Es duro admitirlo, pero cuando se sufre mucho de amor, también puede ser porque tú lo permites y porque tú dejas que eso pase bajo la poca estima y el apego que has permitido crear en tu ser hacia algo o alguien.

Parecido a una adicción. Cuando la permites una y otra vez sigues faltando el respeto a tu propio ser. Menos autoestima, más adicción. Menos autoestima, más sufrimiento. Menos autoestima, más engaño personal. Y así podría seguir en muchos otros aspectos de tu vida.

Ahora entrega amor si admiras y sientes amistad de verdad. No dejes que tus gustos o deseos sean los únicos que elijan a una persona. Deja que también la amistad, el amor real y el corazón sean los que te guíen. En muchas ocasiones los pensamientos y el enamoramiento nos ciegan y nos hace entrar en lagos de lodo, pensándonos que era una clara y transparente agua. Pero era sólo una creencia creada por tu ego, no un sentimiento vivido en el corazón.

La mente “el ego” ve transparente el lodo, porque sí o sí lo desea, y se tira de lleno en él. Pero si escuchas el corazón “con intuición” sentirás que dicho lodo es sólo una proyección ilusoria de tus pensamientos nublados. El corazón al mirarse en dicho lodo no podrá verse reflejado y la transparencia que creías que existía se convertirá en un muro oscuro el cual no te dejará reflejarte en él. El corazón te mostrará qué es lo que en realidad te hará bien en tu vida. El lodo te hundirá si sigues tus pensamientos y mente, pero el corazón te salvará si de verdad lo escuchas y dejas de lado las supuestas creencias de la mente.

Ahora sabrás mucho mejor cómo amar y dejarte amar. Sigue la intuición y nunca fallarás.

Ahora sabrás mejor distinguir entre el lodo oscuro y el agua de tu nueva vida.

Reflexión:

“Pasas por una calle y hay un agujero, caes dentro de él y sales como puedes. “Experiencia”

Vuelves a pasar por dicha calle, pero tratas de pasar por un lado del agujero “esquivándolo” y vuelves a caer. “Experiencia y sabiduría”

Pero la tercera vez. Simplemente cambias de calle. “Experiencia, sabiduría, y amor propio”

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It