Te he amado y te amo tanto, que debo dejarte ir. La vida a tu lado no ha sido como la que yo sé que merezco, pero por amor, he seguido a tu lado aguantando una y mil veces de todo, dejando de pensar en mí y en mi bienestar.

Comprendo que tú tienes tus cosas y sé que no las vas a dejar nunca de lado, porque si me amaras de verdad ya las hubieras dejado, y más, viendo el mal que creas en mí y en ti mismo..

Tus noches locas, tus fiestas y tus amistades. Tus salidas sin saber dónde estás y todo lo que haces, estando en tu derecho, pero que haces sin pensar en mí. Sufro tanto por ti siempre cariño…

Te amo mucho y por eso quiero dejarte y seguir mi vida, porque después de haber intentado todo contigo, veo que más bien lo que consigo es que seas más infeliz y eso no lo puedo soportar.

Tú te amargas a mi lado y amargas mi vida y no tiene sentido seguir con esta vida y relación, porque no vamos a ningún lado. Hace tiempo nos quedamos abandonados en cualquier parte, en cualquier tiempo, dejados de la mano de las sonrisas y los abrazos.

Ahora seguiremos nuestros caminos separados, para ver que tal nos va la vida así, y quién sabe, tal vez, más adelante volvamos a encontrarnos para amarnos mejor y para siempre.

Yo sé que, cuando se ama tanto y ves que la persona que tienes al lado no es feliz, es mejor dejarla ir, para que por sí sola, pueda aprender y darse cuenta de muchas cosas. Tu libertad será tu escuela y cada día que vivas contigo mismo, será una nueva lección para ti. Un nuevo abrir de ojos, que te irá mostrando por qué camino caminas y por qué lugares decides ir y pisar. Quizás así te des cuenta, de si quieres parar con esta vida que llevas y sientes cabeza para siempre.

Yo te amo mucho, pero la única forma de que podamos volver a estar juntos es así, dejándote ir, para que en soledad, comprendas que es lo que realmente deseas en tu vida.

Ahora es momento de dejar fluir y dejar de sostener algo que no tiene fin o límite. Es momento dejar ir y ver hacia dónde van nuestros sentimientos sin uno, al lado del otro. Es momento de dejar que el agua siga su curso y esperar a ver, si más adelante, nos encontramos con caminos recorridos en un nuevo mar de calma, tranquilidad y amor.

Es momento de soltar y dejar ir.

Te Amo… Pero también me amo a misma y mi dignidad te deja.

¡Goodbye Baby!

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Ilustración Sara Herranz