Se lo daba todo, sólo pensaba en él. Era su vida y se la daba día a día con su cariño y amor. Con el tiempo él dejó de valorar cada uno de sus actos de amor y ella se sentía triste y derrumbada. Sé sentía sola y desilusionada. Pasaban los meses y cada vez más él se apartaba y la despreciaba de una forma muy sutil.

Parecía que lo hacía para mantenerla enganchada a él porque además pasaba del amor a la indiferencia a cada momento. Ella sentía morir con dicha situación. Quedaba apegada y sufrida.

Pero un día, ella y su dignidad, decidieron poner fin y empezar a pensar en sí misma y en vivir una nueva vida, sola sin él. Salía con los amigos, y amigas, y se ponía más guapa que nunca. Parecía que había florecido como una flor de abril. Estaba bellísima.

Fue en ese momento cuando él se daba cuenta de que perdía a su mujer y empezaba a reaccionar muy arrepentido. Le traía flores y la invitaba al cine con mucho interés, le escribía versos y la quería llevar al cielo. Pero ella había despertado, era demasiado tarde para sus cariños y se daba cuenta de que no lo necesitaba para nada. Se daba cuenta de que para ser feliz no necesitaba a nadie a su lado. Y menos a alguien que la había tratado de tal forma.

Ella terminó con él porque lo dejó de amar y él se arrepintió tarde de no haberla amado como merecía a tiempo. Y quedó solo, sin amor, y con depresión post ruptura.

Él, hoy está dispuesto a amar y valorar a una nueva mujer y a cuidarla mucho y como es debido. Es por eso que aún quedan muchos hombres dispuestos a amar a una mujer de verdad y como nunca.

No pierdas la esperanza porque sí hay hombres capaces de aprender de sus errores y de amarte como nunca antes nadie te ha amado. Un hombre que ya ha madurado y que sí te hará feliz. Un nuevo hombre que no permitirá nunca más perder a una gran Mujer.

Comparte este mensaje en tu muro y enseña a los tuyos que todo el mundo merece segundas oportunidades en la vida, pero que no siempre con la misma persona.

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It