No porque sea paciente, porque no explote ni se llene de furia significa que sea tonta. Más bien indica que es una mujer madura, centrada en sus razones y aunque no lo refleje por fuera, por dentro hay un sinfín de análisis y pensamientos que la van abordando hasta hacerla comprender lo que es mejor para ella, si de verdad quiere lo que tiene en frente o no y si lo mejor es quedarse o marcharse.

Ella no es una tonta, es lo suficientemente inteligente como para no hacer un drama de algo y solo callar para analizar todo y decidir. Esa más bien es la mejor mujer que puedas decidir amar, pues no se enfrasca nunca en dañar, en gritar, en empeorar la situación con palabras hirientes o para sentirse peor de lo que se siente. Ella es un mundo lleno de paz, y quiere conservar su paz, y si crees que solo está allí resignándose, prepárate porque en cualquier momento la puedes perder.

Necesitas respetar a esa mujer tranquila, paciente y de pocas palabras porque aunque creas que no tiene qué decir, ella tiene muchísimo más de lo que imaginas guardado. No querrás perderla, te lo aseguro. Es que esa mujer es empática, valora muchísimo los sentimientos de los demás y evita a toda costa empeorar el caos que puedan vivir las demás personas. Ella tiene mucho amor para dar, pero si no sabes valorarla, poco a poco se va haciendo a la idea y se aleja.

Sin importar lo que tengas que decir, cuando decide pensar primero en su bienestar, no le importa nada. Así como valora y se asegura de que las personas a su alrededor estén bien, también se asegura de estar bien ella misma. Ella tiene respeto por sí misma y es por ello que elige no discutir de forma que la pueda marcar, elige no ofender porque no quiere llenarse de odio, elige estar en paz porque lo primordial para ella es estar bien.

Esa mujer puede ser lo mejor que te pase en la vida pues te llena de amor, te respeta, no le gustan los dramas, tiene sus proyectos personales y aun así siempre te apoya en los tuyos. Es divertida, siempre tiene una sonrisa para darte y que te sientas bien. Nunca te reprocha, escucha con atención lo que tienes que decir, tus explicaciones, tus sentimientos, tus preocupaciones, todo. No te juzga, incluso si te has equivocado, ella te valora si te das cuenta del error, lo asumes y lo tomas como lección para tu vida.

Ella está llena de carisma, es asombrosa, a su lado siempre estás lleno de buena energía. Pero jamás, jamás, la tomes por tonta. Que sea sensible y prefiera callar en vez de gritar no la convierte en una tonta, por el contrario, la hace más especial, única, pues no se deja llevar por sus emociones para empeorar las situaciones. Se mantiene en calma y cuando menos lo esperes ya ha tomado una decisión determinante sobre su bienestar, su relación y su vida.

Ella no es tonta, es la mejor mujer que podrás amar.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.