Las relaciones no siempre terminan siendo exitosas, muchas fallan, muchísimas. En tu vida la mayoría de las relaciones fallarán, de algunas sacarás lecciones y quizá una o dos serán reales y constantes y te harán feliz. Con el tiempo aprendes de las relaciones que no tiene sentido gastar tanto tiempo en personas que no quieren ser amadas o que no están dispuestas a darlo todo como tú lo haces. Es por ello que cuando un amor duele, ya no puedes quedarte a su lado, debes dejarlo ir.

El bienestar de tu vida depende en gran medida de las personas que te rodean. Aunque cuides de ti, en tus emociones siempre influyen quienes están en tu vida, la familia, las amistades, las parejas. En poca o gran medida cada uno de ellos incide en la persona que eres y en cómo te sientes. Por ello, al elegir una pareja con el potencial de quedarse contigo toda la vida, debes estar muy segura. Debe ser alguien que te haga sentir plena, tranquila y muy segura.

Que construya a tu lado un hogar en el que reine el amor, el respeto y el apoyo mutuo. Si sientes que no te beneficias de nada y que además, amar a esa persona duele más de lo que te hace feliz, es simple, aléjate, dile adiós, aunque duela. Porque es mejor que te duela de un tirón y que aprendas a superarlo a que siga doliendo por el resto de tu vida.

Es muy sencillo, donde no te sientas amada, no te quedes, donde no valoran tus esfuerzos, no sigas permitiendo que te humillen, de donde no respeten tu opinión, corre. Respétate y valórate a ti misma tanto como quieres que los demás lo hagan. Mantente fiel, segura y confiada de tus ideales, de tu forma de pensar y actuar. No permitas nunca que alguien más decida por ti lo que es mejor para tu vida, solo tú eliges porque solo tú sabes cómo te sientes.

Es simple, si te duele, déjalo ir. Ten dignidad. Aprende a reconocer tu valor, no dejes que te pisoteen, tú vales muchísimo y mereces lo mejor. Mereces todo lo que quieres, no sientas nunca que tienes que conformarte porque te hagan sentir menos. Alimenta tu autoestima y no dejes que las acciones de otros la desplomen. Sabes que vales un gran esfuerzo, y si la persona a tu lado no se quiere esforzar en lo absoluto, pues no tienes que quedarte allí, más bien es la señal definitiva de que necesitas tomar distancia.

Resguarda tus sentimientos, protege lo que eres, lo duro que has luchado para ser una mujer segura de sí misma. No dejes que te vuelvan a quebrar, alejarte de alguien tóxico puede ser tan simple como tú quieras. Y sabes qué es lo mejor para ti, así que, por favor, donde no te sientas bien, vete, no te quedes, no les permitas a las personas que no te valoran quitarte más tiempo.

Tú eres especial, y necesitas a tu lado personas especiales, igual de asombrosas que tú. Compasivas y honestas. Es simple, si te duele, déjalo ir.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.