Una mujer paciente, con gran bondad en su corazón y mucho amor para dar es una mujer muy buena, que vale mucho, pero ten cuidado, no la confundas, ella es buena, pero no es estúpida. Si crees que puedes aprovecharte de su empatía y su bondad siempre que quieras, ten cuidado, podrías perder mucho más de lo que crees que puedes ganar. Toda persona merece ser tratada con respeto y justicia, más aún si se trata de alguien que da todo por ti y se esfuerza por hacerte feliz.

A esa mujer buena no debes dañarla, no debes aprovecharte de su condición de “buena” por creer que eso la hace susceptible a ti, o que jamás te dejaría porque la tienes atada. No seas un idiota inmaduro, ella no es estúpida, ella tiene un límite y tampoco está ciega. Ella es consciente de todo lo que le vas demostrando de ti misma y aunque es paciente y tiene fe en las personas, llega un momento en que se harta y te dice adiós sin anestesia, sin importar lo que tengas que decir.

Una mujer buena es muy abierta y te da el beneficio de la duda porque ella tiene esperanza en la humanidad, y eso es lo que la hace ser una persona mucho más bella. Esa mujer no se rinde, no se deja caer ni permite que la derrumben, ella es testigo de lo cruel y horrible que pueden ser las personas y aun así, no desiste de seguir buscando el amor, porque así es ella, fuerza y corazón, rudeza y ternura, paciencia y decisión.

No seas hipócrita y andes tras una mujer que solo quiere ser amada para llenarte tu ego y luego darla por sentado. Merece más que eso, mucho más, algo mejor que tú sin duda. Así que, no seas egoísta y déjala que ella misma busque su felicidad, no intentes retenerla a base de mentiras porque se dará cuenta igual, no insistas en hacerla gastar sus recursos y su atención en ti, no la mereces, te falta madurez, te falta sabiduría y ella seguro es una lección en tu vida.

Acéptala y vete, no sigas alimentando un amor de pacotilla que no le deja ningún beneficio. Las promesas falsas y las frases fantasiosas la inquietan, se da cuenta de tu verdadero propósito poco a poco, ella no es tonta, no la sigas tratando como tal.

Una mujer buena está para que la admiren, para tenerla como una gran amiga y una gran compañera. Hay que valorarla, ella se esfuerza por las personas que le importan, y si tú eres una de ellas, no la defraudes, no la engañes. Ella es un tesoro que estás perdiendo al verla como una más y ya, como una opción con la que quizá te puedas quedar.

Basta de ser un cretino, basta de ser una persona vacía y sin convicciones. Ella es maravillosa y si lo que quieres es opacar su brillo, te vas a estrellar y te vas a dar duro contra un muro. No vas a poder, ella no es estúpida, es buena y muy inteligente, su mayor debilidad es amar sin medidas, pero que le fallen no es algo que la tumba.

Es una mujer buena, pero no estúpida, no la puedes controlar, no la puedes doblegar. Si no la amas, déjala en paz.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.