Intento ser fuerte, lo más que puedo, intento ser un escudo del que se puedan apoyar las personas que amo, intento ser valiente y esforzarme más y más hasta lograr lo que quiero. Pero me canso, me agoto y temo que otros vean ese cansancio como debilidad, no quiero ser una presa, quiero ser siempre la que ruja y se haga respetar. Solo que a veces el cansancio me vence y me echo a llorar, dejo que las lágrimas me dominen y no sé cuánto más pueda aguantar.

Estoy cansada de intentar ser más fuerte de lo que me siento en realidad, no quiero fingir, quiero dejar salir mis emociones como de verdad las siento. Quisiera contar con un hombro que esté para mí, que me escuche, que no me juzgue, que me diga “aquí estoy y aquí voy a estar”. Estoy tan cansada, hay momentos en que siento que me derrumbo, que tengo que parar y alejarme de todo y todos.

UNPLASH

Pero no puedo, tengo que seguir de pie, resistiendo, sosteniéndome a mí misma. Mostrarme fuerte a pesar de que por dentro me quiebro, luchar más batallas aunque tenga tantas heridas sin curar todavía. Estoy cansada de intentar ser más fuerte de lo que me siento en realidad, de aparentar y guardarme el dolor. Es en las noches, cuando el día acaba, cuando puedo abrazarme a mi almohada, que puedo dejar salir todo lo que no demuestro en el día, las lágrimas, la frustración, el temor.

Porque sí, soy fuerte, pero también tengo miedo. Temo no ser capaz de abordar los problemas, de no proporcionar a las personas que amo la seguridad que tanto deseo darles, de no resistir la presión y colapsar. Tengo miedo de no encontrar nunca a alguien que me ame de verdad por quien soy, temo perder oportunidades, temo que el tiempo pase y no logre todo lo que quiero. Soy fuerte porque he aprendido a cuidar de mí misma, he aprendido a mantenerme segura, a no permitir que nadie me haga daño. Solo que estoy cansada.

UNPLASH

A veces solo quiero no pensar, no sentir, no hablar, ignorar a todos, ignorar las responsabilidades y quedarme en cama hasta muy tarde. Quiero apoyo, quiero amistades genuinas que me aprecien por quien soy, quiero poder ser honesta sobre cómo me siento y lo que quiero sin perder mi fortaleza. Odio que el mundo, ante cualquier señal de debilidad en mí, intente golpearme. Odio que las personas solo esperen verme vulnerable para aprovecharse.

Me siento menos fuerte, pero no puedo permitir que los demás me vean así, no puedo dejar que otros intenten cruzar un límite que me haga sentir incómoda. Pero me canso, me agoto, me falta el aire. Estoy demasiado cansada, la verdad es que no soy tan fuerte como le hago creer a todos, en mi interior estoy luchando contra mí misma, no sé cómo permanecer fuerte y ser honesta sobre mis sentimientos al mismo tiempo.

Tal vez me ves luchando como nadie, me admiras, me buscas para que te ayude con tus problemas, pero por dentro un frío me empieza a congelar el alma y necesito calidez para calmarla.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.