Somos seres humanos, así como tenemos aspectos agradables, también tenemos ciertas cosas que desagradan a otros. No estamos hechos para hacer feliz a todo el mundo, y en definitiva habrá personas con las que no podemos congeniar. Sin embargo, hay personas que tienden a caer mal, que tienen una vibra de negatividad y superioridad que con solo estar cerca la sientas. Pues a esas personas es mejor dejarlas a un lado y seguir de largo.

Es un hecho, siempre habrá alguien por allí con quien no puedes conectar, alguien que tiene el efecto contrario a la atracción contigo, se repelen. Sientes en su voz ese timbre de superioridad, o de querer resaltar por encima de todos. Tal vez es su forma de mirar, o su forma de comunicar las cosas. A veces ni siquiera entiendes qué es lo que te hace querer huir. ¿Alguna manía? ¿Expresión rara? Sabemos bien que cada persona es un mundo y que no está bien juzgar a nadie sin tener idea de lo que esa persona ha vivido.

Pero es que hay ocasiones que no puedes evitar sentir un poco de resiliencia hacia ciertas personas. Te entiendo, no eres la única persona a la que le pasa eso. Cuando te suceda, cuando sientas que alguien no es de tu agrado, que tu instinto te grita que no tiene buenas intenciones, aléjate. Confía en lo que sientes, tal vez te equivoques, pero igual no es sano estar con personas que te hagan sentir incomodidad.

Aunque nuestros sentidos se limitan a lo físico, es decir, a conocer con el tacto, la vista, el oído, el olfato y el habla, también contamos con nuestra mente, ese pozo de infinita profundidad de conocimiento que nos hace ser diferentes. Allí es donde actúa ese sentido que no es posible explicar, las sensaciones que nos generan ciertas cosas o personas sin razón alguna. Algo que no sabemos qué es, que nos da señales de peligro, de tristeza o de alegría.

Confía en ese instinto cuando sientas peligro, cuando sientas que algo no está mal y ponte alerta. Resguárdate porque ese instinto te está diciendo que debes protegerte.

Tú eres tu mejor guardián. Ese instinto que te grita que alguien está a tu lado solo para sacar ventaja o que no está siendo honesto se basa en la experiencia que has tenido. Tal vez no lo entiendas, pero todo lo que vives queda guardado en tu memoria, y tu mente es capaz de reconocer señales o patrones de alerta que podrías no comprender, pero que tu cerebro sabe que algo está mal. Por ello sientes ansiedad con ciertas personas, no tienes paz cuando están cerca.

En esos instantes es mejor confiar en las señales de tu cerebro. Tienes que ser cauteloso con esa persona, no confiarte y mantenerte en guardia, en lo posible alejarte.

Hay personas que son así, que caen mal y aunque no entiendas el motivo por el que te hagan sentir así, es mejor pasar de ellas.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.