Huye de ese hombre que te manipula, que finge ser el más amoroso y en la soledad te muestra todos sus dientes, listo para atacarte. Ese lobo con piel de cordero no hace más que fingir, pretende ser algo que no es para cautivarte. Te dice mentiras para enamorarte, se porta de lo mejor contigo para conquistarte. Pero la verdad, no quiere ser una buena persona contigo.

Después que te tiene, tú eres su conejillo de indias. Practica sus juegos de manipulación contigo, te hace creer cosas que no son como que no eres suficiente, que no eres atractiva o que no lo amas lo suficiente. Te reta constantemente para demostrar que tiene el control sobre ti. Te hace hacer cosas que jamás pensaste que harías, pero sientes que no te queda de otra.

Huye de él tan rápido como puedas, si no lo haces a tiempo te envenenará con esa toxicidad que enferma. Acaba con tu autoestima, te baja los ánimos al mínimo, y lo peor es que no te deja ir. Consume todas tus energías, absorbe todos tus deseos y te deja vacía, sin nada por qué luchar y sin esperanzas. Apártate de él antes de que sea demasiado tarde.

Ese lobo con piel de cordero nunca tiene buenas intenciones con nadie, solo se alimenta de los demás. Es un egocéntrico que quiere apoderarse de todo y de todos. Caza a las ovejas más débiles y las obliga a hacer lo que quiera intimidándolas. El miedo es su mejor herramienta, somete a sus presas, los engaña con piel de cordero hasta que las tiene acorraladas.

Para el lobo todos son presas que degustar, nadie es su amigo y no le interesa tener aliados. Juega a la guerra solo con sus propias estrategias dañinas. No caigas en las trampas que tiene preparada para ti. Para poder resistir cualquier ataque de ese lobo tu mejor arma es el amor propio. Mientras te ames lo suficiente, te respetes como es debido y no estés dispuesta a tolerar comportamientos desagradables, entonces puedes vencer a cualquier lobo con piel de cordero.

Nunca terminas de conocer a las personas, quizá quien menos esperas es un lobo oculto, es por ello que la malicia debe ser un arma que debes portar. Ábrete a la oportunidad de amar, de entregar tu corazón, de ser feliz con alguien que te gusta y te hace sonreír, pero recuerda siempre que las personas pueden estar usando una máscara.

Nunca olvides que los seres humanos somos personas volubles, podemos cambiar de opinión, podemos dejar de amar. La constancia viene del esfuerzo de cada uno, y cuando alguien no se esfuerza en amarte y respetarte, todo lo bueno se olvida y queda atrás.

Huye de los lobos, son peligrosos, pero tú puedes contra ellos. Con esa seguridad en ti misma, con esas ansias de tener lo que deseas y ser tratada como mereces. Sabes que vales muchísimo, así que no permitas esos comportamientos tóxicos de parte de ese hombre con piel de cordero que resulta ser un lobo.

Protégete a ti misma en el camino de la vida, en la búsqueda del amor y en el trayecto de la felicidad.

Texto original: albertespinolafont.com © Todos los derechos reservados.