El lugar en el que nací y crecí queda bastante lejos del mar pero, por algún motivo, la simple visión de un mar azul, siempre ha sido algo que me ha atraído de una forma inexplicable.

Un experimento en el que se mostraban imágenes de campos verdes, ciudades espectaculares y vistas al mar, muestra que no soy la única que se siente atraída por el gran azul ya que, la mayoría de participantes en dicho experimento, eligieron la imagen del mar cuando se les preguntó qué lugar de todos los mostrados preferían. Pero sin duda, quien mejor describió lo que el mar nos hace sentir, fue el gran Alberti en su poema Marinero en Tierra cuando dijo aquello de: “En sueños, la marejada me tira del corazón. Se lo quisiera llevar.”

Vivir o pasar más tiempo cerca del mar, tiene efectos positivos para la salud, y es que, vivir cerca del mar hace sentir mejor a las personas. El simple hecho de pasar unos días en la playa, hace que nos sintamos más relajados e incluso hay estudios que afirman que, la gente que vive cerca del mar, tiene mejor salud tanto física, como mental.

el mar

Sin duda alguna, uno de los beneficios de vivir al nivel del mar, es que te ayuda a desarrollar una mejor oxigenación de tu cuerpo porque la atmósfera tiene una mayor cantidad de oxígeno disponible, y esto facilita la oxigenación de nuestras células, lo que también ayuda a disminuir la presión arterial. Pero lo mejor de todo, es cómo el mar te hace sentir por dentro.

La playa tiene algo especial que hace que, en situaciones de estrés, si te muestran una imagen en la que aparecen mar y arena, tu cerebro se siente relajado y tu nivel de estrés desciende, es por eso que, los mejores tratamientos terapeúticos siempre buscan lugares en los que el agua, el mar, y la arena estén cerca.

Y qué decir de ese sonido del vaivén de las olas. No hay nada como escuchar el oleaje del mar para entrar en un profundo estado de relajación que ayuda a dormir mucho mejor y, a la vez, aumenta la creatividad.

Otro motivo para vivir cerca del mar, es el poder sentir esa sensación de paz que proporciona el poder caminar descalzos por la playa. El sentir la arena en los pies descalzos nos hace sentir mejor, nos llena de paz y tranquilidad.

¿A quién no le gusta disfrutar de la imagen de un bello atardecer? Los largos paseos al atardecer, respirar el olor a mar y disfrutar de la imagen de cómo el sol parece ocultarse bajo el agua, son momentos mágicos que, sin duda, te ayudan a sentirte mucho mejor. Pero no olvidemos esos amaneceres en la soledad de una playa con la suave brisa rozando tu piel, que transforma tu vida, por unos instantes, en un oasis de paz y serenidad.

Ya sea por el olor a mar, por la suave brisa, o tal vez por ese color azul del cielo reflejado en el mar que hace que el paisaje se transforme, lo cierto es que ir de vacaciones o vivir cerca del mar, reduce el estrés, el aburrimiento, y hace que disfrutemos de momentos de paz y felicidad en nuestra vida. Está claro que, la costa, es un lugar en el que puedes encontrar tu paraíso, así que no te lo pienses más y, a disfrutar de la playa.

Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It