Es triste y al mismo tiempo emocionalmente desgastante. Es frustrante y profundamente doloroso, y es que eso de amar sin ser correspondido es como querer disfrutar del agua cuando ésta solo quiere ahogarte. Quedas atrapado en una burbuja de silencio, el mundo calla, no escuchas nada, solo oyes a tus sentimientos gritar de tristeza, ¿y por qué? Porque quien tanto creías era el amor de tu vida, en realidad no te ama.

Lo más doloroso de esa situación es que te inventas toda una vida creyendo que el amor es mutuo y cuando te das cuenta de la verdad, la desilusión te destroza. Es parar y reiniciar todo lo que tienes en tu cabeza, tus sueños, tus esperanzas, tus planes. Es duro amar a alguien que no te ama, tienes un sentimiento de apego que no puedes controlar, y que de cualquier forma te tienes que guardar, lo que hace que las emociones se profundicen en vez de que desaparezcan.

Temes verte como alguien que ha perdido la razón, pero temes dejar de verle, de hablarle, de sentirle. Amar y no ser amado es horrible, vives con expectativa e incertidumbre, con esperanzas vacías y caminos imposibles. Sientes que aún es posible, que de alguna forma puedes hacer que esa persona te ame, y en vez de rendirte y seguir con tu vida, ideas planes y estrategias que te pongan en su mira. La verdad, eso es desesperado y deprimente. Si alguien no te quiere, no puedes obligarle a que sienta amor por ti.

Es frustrante y enfermizo. Hay quienes se obsesionan, no pueden dejar de pensar en la persona que aman, le siguen, están pendientes de sus movimientos, sus redes sociales, qué hacen y sobre todo, con quién. Cualquier persona que esté a su lado se convierte en un enemigo, ¿y por qué? Porque no podemos aceptar la cruda realidad, porque en vez de aceptar la incompatibilidad, creemos que hay algún problema en nosotros y que cambiando es la mejor forma de lograr conquistar a esa persona.

¡No! ¡No es así! Cuando alguien no es capaz de verte con afecto y amor, es porque no es la persona indicada para ti, deja de aferrarte a quien no mueve ni un dedo por ti porque no ha desarrollado sentimientos hacia tu persona. La fantasía puede destrozarte y la vida es tan corta para vivirla de esa manera. Tómate un momento para reflexionar, sé que duele, pero la solución al dolor no es conseguir de cualquier manera que esa persona te mire, no, la solución es recibir el amor que tanto quieres de la única persona que siempre estará para ti, de ti mismo.

Tienes que respetarte, darte tu lugar, entender que si alguien no te quiere, no puedes suplicar su atención. Quiérete por favor, sé que es muy duro, y darte cuenta de ello es triste en verdad, un amor no correspondido te quiebra el corazón con más dolor porque ocurre poco a poco. Ámate, ámate como quieres que te amen, si tú no puedes ser feliz contigo mismo, jamás podrás serlo con nadie.

La base de cualquier relación empieza cuando ambos son conscientes del amor que se tienen a sí mismos porque eso les asegura que sin importar qué, siempre resguardarán su propio bienestar emocional.

Pero antes de todo eso te toca la parte más difícil, reconocer y aceptar que ya no te aman, o que tal vez nunca te amaron. Abre los ojos, compréndelo y toma distancia.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.