Es una realidad triste porque no hay nada positivo en el estar con alguien que no te ama y en donde tú te quedas con la esperanza de que algún día te quiera. Es triste, no porque des pena, no porque deben verte con lástima, es triste porque esa situación la vivimos muchas personas y por más fuertes que seamos, muchas veces quedamos atrapados en el amor que sentimos sin ver que a nosotros no nos aman.

Si estás leyendo esto, seguro te sentirás identificada porque es una ley de la vida que deben rompernos el corazón al menos una vez para empezar a valorar más quienes somos, lo que tenemos y queremos. Para transformarnos, crecer y madurar. Sin embargo, en esa triste realidad de vivir con alguien que no te ama, padeces un dolor que te marca, un dolor que puede ser tan profundo que puedes gastar toda una vida intentándolo alejar.

Todas las personas aman de diferentes formas y en diferentes niveles de intensidad, y cuando entregas todo de ti por un amor, tus sueños, tus planes, tus emociones, tu tiempo, todo, y se rompe, tú te rompes también en mil pedazos.

Volver a juntar todos esos pedazos es imposible, pasas todo un proceso de aceptación, de sufrimiento, superación y mucho dolor, te recuperas, pero siempre quedan heridas y son esas las que te transforman. Pero cuando además de ser testigo del desamor, sigues estando a su lado, la vida se vuelve un camino de tortura.

Vivir con alguien que no te ama es tener que enfrentar rechazos constantes, es estar con alguien voluble e hipócrita, alguien que un día te ama porque te necesita o porque tú le das algo que necesita, pero al siguiente ya no le importa nada cómo te sientas por sus acciones. Es saber que un día te dirá sin miramientos que no te ama, y si decides partir, entonces te suplicará que no lo hagas y te dirá que en realidad sí te ama.

Vivir con alguien así es someterte siempre a un juicio sin pruebas, porque quien no te ama, no se preocupa por lo que tú sientas, nunca. No te apoya y mira mal todo lo que intentas hacer por ti misma. Desmerita tus esfuerzos para que nunca te sientas superior a él y seguir abusando de un poder sobre ti basado en un amor que no existe.

Quien no te ama te hace dudar de él cada día, y de paso, duda de ti todo el tiempo. Desconfía porque en sus propias acciones engañosas cree que tú haces lo mismo. No te ama, pero tampoco te deja ir, así es vivir con él, no le importas, pero tú alimentas su ego, por lo que te necesita cerca. Y por ello es frío y calor tantas veces, te atrae luego te aleja, te dice palabras bonitas, luego unas muy hirientes.

Te sostiene con fuerza y te ata, pero la triste realidad es que no te ama, que te daña, te pone en una posición de desventaja, te roba la sonrisa y te deja cansada emocionalmente. Esa es la realidad de estar con alguien que no te ama y abusa de ti.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.