¿Te gusta la Nutella?

En realidad es un auténtico manjar y un auténtico placer comerla, ¿pero realmente valdrá la pena seguir comprando dicho producto si a cambio se está extinguiendo una especie animal tan preciada y escasa como los orangutanes?

oru

Como bien sabes, en la actualidad, estos animales están en peligro de extinción y empresas con productos como la Nutella destruyen su hábitat por sus propios interés y además se encuentran casos en los que los animales son mutilados quemados y enterrados en vida.

Dicha mala situación se está originando en los bosques y selvas de Sumatra y Borneo, lugar en lo que los orangutanes viven, y lo están destruyendo poco a poco para poder hacer sus propias plantaciones de palma para la sustracción del aceite vegetal para fabricar el producto. Dicho aceite es el elemento esencial para la elaboración de la Nutella y otros productos.

oru1

Desgraciadamente la demanda de éste aceite es cada vez mayor ya que marcas como: Unilever, Procter & Gamble (P&G), Kraft, Nestlé, Carrefour, Matutano, Lay’s, Ferrero, Tulipán, Maizena,

Knorr, Hellmann’s, Ligeresa, Frigo, Calvé, Ben & Jerry’s, Axe, Dove, Rexona, Avon, Pond’s, Sunsilk, Timotei, Signal, Palmolive, Pringles, Fontaneda, LU, Kit Kat, Fa, Colgate, Hugo Boss, D&G, Lancôme, Wella, Pantene y L’Oréal requieren del preciado ingrediente haciendo que el daño sea cada vez mayor.

oru3

Por supuesto aún estamos a tiempo para salvar a estos bellos animales. Se están haciendo diversas campañas internacionales, pero claro está, que se necesita de la ayuda de cada uno de nosotros para poner conciencia y tal vez no comprar productos que cuestan vidas. Cada vez que te lleves un bocado de Nutella a la boca recuerda esta información y pon conciencia al asunto. Tal vez ya no te sepa igual de bien que antes.

oru4

Por supuesto puedes ayudar también compartiendo esta información con tus amigos en Facebook. Cada pequeño gesto tuyo puede tener una repercusión increíble en la sociedad.

¡Conciencia!

Fuente: Porquenosemeocurrio – Redacción, Edición y publicación: Albert Espinola