La persona que no siente remordimiento en dañar a otras personas jamás va a cambiar, no importa qué tan fuerte lo intentes, no importa cuántas estrategias pongas en práctica. Intentarlo es una total y completa pérdida de tiempo, además, en esos intentos te puede absorber toda la energía que tengas para arrastrarse hacia su toxicidad. No seas una más de sus víctimas. De las personas tóxicas es mejor tomar distancia.

Una persona narcisista solo piensa en sí misma, es egoísta y cada movimiento que da es premeditado con el único propósito de beneficiarse a sí mismo. Está demás que intentes hacer que cambie, es un fracaso asegurado y una pérdida de tiempo. Las personas tóxicas son esas que se acercan a ti sin tanto ruido, ganándose tu confianza, abriendo su corazón y mostrándote una parte de ellos que es una completa mentira.

Fingen ser alguien que no son para acercarse, apelan a tu lado empático para conectar y ganarse tu confianza y una vez que te tienen empiezan a dejar salir su verdadera naturaleza poco a poco. Inician un juego de manipulación, te confunden, te llenan de mentiras, tergiversan tu realidad y hasta te hacen creer que estás perdiendo la cordura. Cuando te das cuenta que algo está mal e intentas hablarlo, se sienten expuestas e ponen en marcha una trampa para ti.

Ponen en duda todo lo que crees para hacerte ver a ti misma como si tú ocasionaras que las cosas salieran mal. Si te hace daño, si te engaña o te miente y lo expones, juega con tu mente para asegurarte que fuiste tú quien provocó esas acciones. Así que sin importar que ellos hayan hecho la maldad, tú terminarás siendo la culpable, y no solo porque te acuse, sino porque de verdad creerás que es así.

Juegan con tu mente, te utilizan, te arrastran a un pozo de oscuridad del que nunca sales beneficiado tú. Y lo peor es que te enferman tanto que temes alejarte, tienes miedo de lo que te pueda pasar y sientes tanto apego emocional que te sientes inhabilitada para tomar tus propias decisiones.

Las personas tóxicas después que dejan salir su verdadera esencia empiezan un tire y jala con tus emociones. Un día te muestran todos sus colores grises y negros, se irritan por todo lo que haces y lo que eres, te hacen sentir una persona estúpida y mediocre y cuando sienten que te empiezas a alejar cambian por completo, se vuelven los más amables, los más amorosos, te piden disculpas, reconocen algunas faltas y hacen promesas absurdas.

Esas personas son dañinas en extremo. Absorben tu alma hasta que ya no quede nada de ti. No te esfuerces en querer cambiarlas, no lo intentes siquiera, perderías más tiempo del que ya has perdido de tu vida al mantenerte a su lado. Lo importante es reconocer que se trata de una persona tóxica y tomar distancia lo más lejos que puedas.

Tienes que pensar en tu bienestar antes de que se apoderen por completo de tu alma. Tienes que reaccionar a tiempo y ni siquiera intentes darles una lección porque poco les importa aprender algo para la vida. Solo vete, sin decir adiós.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.