No te apures, tampoco tengas miedo. Todo lo que la vida te tiene destinado llegará a su debido momento. Lo que sueñas, lo que deseas y por lo que trabajas tan duro. Sé que a veces parecerá que nunca sucederá, que nunca lograrás lo que quieres, pero no permitas que ese sentimiento te apague las ganas y la ilusión. Lo importante es NO enfocarte en cuándo sucederá, solo trabaja duro por lo que quieres y mantente fiel a ti mismo.

Sé que asusta que la vida sea impredecible, que las cosas se desvíen del camino correcto, que sucedan cosas que no puedes controlar que frenen tus planes. Sí, da miedo, pero no puedes basar tu felicidad en los resultados que aún no tienes. El destino te tiene preparado muchas cosas, solo que por favor, no esperes esas cosas para empezar a ser feliz. La sonrisa que se marca en tu boca cada día no será siempre por algún logro o sueño cumplido; si así fuera, entonces nunca lograrás ser feliz, pues tras el cumplimiento de un objetivo siempre habrá otro.

La felicidad se basa en quién eres hoy, en el estado emocional que te abraza y la actitud que tengas frente a la vida. Tú decides ser feliz, no el cumplimiento de un objetivo, aunque claro, es seguro que cuando nos sentimos exitosos la felicidad se fomenta más, pero no puedes esperar hasta ese momento para serlo.

Deja de llorar por lo que no tienes, por lo que no has logrado ni por las personas que no te acompañan, deja de sentirte mal por todo lo que no sucede y empieza a valorar todo lo que eres y tienes en este instante, una vez que lo hagas te darás cuenta de lo feliz que puedes ser sin pasarte la vida esperando a que suceda.

Lo que está destinado para ti llegará en el momento correcto, cuando tu mente esté preparada para ello, cuando seas capaz de manejarlo. No te apures, tampoco te entristezcas. Mantente positivo que todo lo bueno siempre llega, pero no te preguntes cuándo será, no te mortifiques por no saber qué pasará o cuándo, la vida te sorprenderá cuando sea el momento, mientras tanto sonríe, disfruta de lo que haces, sigue aprendiendo, sigue mejorando tus habilidades, sigue ganando lecciones, sigue viviendo y disfrutando.

Poco a poco te vas dando cuenta que todo lo que quieres lo vas construyendo, va llegando, se va formando; a veces ni siquiera te das cuenta de ello, solo pasa y te toca pausar para ver cómo tu vida ha cambiado. Así que basta de sufrir por lo que aún no pasa ni sufrir por si pasará o no. Ama tu vida, ama lo que haces, aunque no te guste, mantente positivo que con buenas energías todo se te irá alineando.

Todo llega, pero no si te niegas a que llegue. Todo pasa, pero no si te quedas estancado. Abre tu mente, sonríe aunque el día parezca amargado, entrega todo de ti, da lo mejor, supérate y conviértete en lo que quieras, solo deja de apurarte, no te quedes atrás ni te adelantes. Vive el presente y sonríe.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.