La mujer es un ser sentimental; un ser espléndido y cariñoso que siempre espera, por supuesto, recibir parecido a lo que ella entrega.

Es verdad que existen personas de todos los colores; y que de alguna forma se están centralizando cada vez más las actitudes, aptitudes y necesidades de ambos géneros, pero por normal general, sí hay diferencias.

Mientras que el hombre es más visceral (en buen sentido de la palabra), instintivo y más pasota en muchos aspectos sentimentales, la mujer es más empática, racional y un ser de más de corazón, cariño y sentimientos.

Pero cada vez más los hombre se asemejan más a la mujer, en cuanto a los sentimientos; por así decirlo le llegan a gustar las mismas cosas que a las mujeres, como: que les hagan detalles; que les regalen flores; que les den cariño y también les gusta llegar a casa y hablar más de lo que antes hablaban. Pero aún hay muchos casos en los que la mujer se siente muy sola en la relación, dado que existen muchas diferencias y poco interés por parte del hombre al momento de tratar de comprender las necesidades básicas de una mujer.

La mujer es muy compleja por dentro, pero es muy fácil hacerla feliz. A diferencia del hombre que es mucho más simple por dentro, pero que en realidad le cuesta mucho más sentirse saciado por las circunstancias de la vida. (Paradojas que vivimos :o). Es como que necesita siempre estar investigando del exterior y llenar ese hambre voraz de sentir cosas nuevas y olvidar las viejas.

La mujer en cambio quiere cosas sencillas, comprensión, entrega y dedicación. Es más pasional y compañera. Más cercana en muchos aspectos. Y sobretodo es un ser que suele valorar más lo que en el momento tiene. Aunque siempre existen excepciones.

Ella de un hombre espera lo que ella conoce de sí misma. Ella es un ser que reboza de entrega, un ser que cuando ama da todo con amor y cariño. Y un ser que con las pequeñas cosas de la vida puede ser muy feliz.

Dale la escucha que ella te da.

Dale el cariño que ella te regala.

También dale: tiempo, interés, cariño, dedicación. Dale la conciencia que merece, es decir, hazle ver que tú eres un hombre que la tiene en cuenta, que también la necesitas, ya que ella suele ser un ser que sabe tomar las mejores decisiones. Es decir, no te creas el “listillo de turno” y sigue sus consejos. Suelen ser mejores gestoras del tiempo, del alma y del amor. También son increíbles aconsejadoras y su dignidad se marchita cuando no te das cuenta de esto. Lo ven injusto, ya que ellas en realidad tiene mucha confianza con sus propios instintos y si ven que te equivocas y no haces caso, eso, las pone nerviosas y un tanto enfurecidas. Pues no quieren que nada malo te pase. Y tú por chulo, o poco humilde, frente a ella, tiras de frente sin tenerla en cuenta en sus pensares, consejos u opiniones.

Lo que quiere una mujer de un hombre es:

Que te esfuerces por ella, como ella se esfuerza por ti.

Que tengas detalles y que no los pases por alto como si de cualquier cosas se tratara.

Que seas sincero y que tu sinceridad vaya acorde siempre a la relación y a tus acciones.

Quiere que seas leal y fiel.

Quiere confianza y no la arrogancia.

Quiere que seas maduro.

Quiere que seas cortes y caballeroso.

Quiere que valores que ella debe ser tu prioridad en muchos aspectos.

Quiere que observes y te des cuenta de sus esfuerzos y cambios personales.

Quiere que la comprendas en la cama y no vayas al grano pensando solamente en ti mismo. 😏 Ya me entiendes, ¿verdad?

Quiere que también le des su espacio.

Quiere que compartas tareas de hogar y no des por sentado que todo lo debe de hacer ella.

Quiere un compañero de vida, no un niño al cual cuidar.

Quiere que seáis un equipo en todo. En lo bueno y en lo malo.

Quiere que seas humilde y sepas pedir perdón cuando debes hacerlo.

Quiere que seas inteligente y sepas tener un buen sentido del humor.

Quiere que seas aseado y te cuides.

Quiere que tengas personalidad y sepas ir de frente/valiente en la vida. No quiere cobardes gallinas.

Quiere tengas la memoria suficiente para que recuerdas de las fechas importantes.

Quiere que la respetes siempre.

Quiere que también le cocines y le des sorpresas en el hogar.

Quiere sentir que ella es importante y que también la necesitas.

Quieres que te vuelques a ella y sientas que ella siempre está ahí y que eso tiene una valor incalculable.

Quiere tu cariño.

Quiere tu entrega.

Quiere tu pasión.

Quiere en definitiva que seas un hombre feliz a su lado.

Y muchos otros aspectos que deberás ir descubriendo tú mismo, ya que cada persona es un mundo por descubrir.

Así que ya sabes, si de verdad quieres que tu mujer sea feliz a tu lado, no pases por alto estos puntos, porque de lo contrario no estarás a su altura.

Cuídala y dale el amor que merece. Si lo haces correctamente no te arrepentirás y siempre estarás como un rey a su lado.

Autoría: Albert Espinola © Todos los derechos reservados.