Dejar de amar a alguien surge de diferentes causas, no sucede porque sí, siempre hay un motivo. Algunas personas creen que el amor se les acabó de la nada, pero no es así, tal vez no son capaces de ver lo que estaba mal, sin embargo, sí hay una causa que los motiva a ya no sentir afecto ni preocupación por alguien que tanto amaron en algún momento. De este tema hay poemas, poesías de grandes escritores y poetas.

El amor se escaba y muchas veces no lo podemos evitar, dejar de amar es estar decepcionado, las expectativas resultaron ser más fuertes que el afecto y su realidad. Tener expectativas altas va haciendo que con el tiempo el amor se acabe pues nadie es perfecto y cada cosa que difiere de lo que se espera es una pequeña decepción que se va acumulando hasta que se crea una masa grande de decepción que te hace decir “ya no más”.

Muchas veces, la persona que tienes a tu lado es una persona grandiosa e igual el amor se puede terminar. No hace falta que alguien te engañe o te mienta para sentir que el amor se va. El amor es un proceso de crecimiento y si no se alimenta constantemente y de la forma correcta se empieza a enfermar. Tiene síntomas que lo debilitan y si igual no se trata, llega a su final.

Hay tantas formas de que los sentimientos por un amor se acaben que podrías no saber la razón. Podría ser desde una diferencia idealista hasta un gusto particular. Se supone que cuando amamos aceptamos todo lo que la otra persona es, o al menos creemos que es así. Sentimos éxtasis y que la vida nos ha dado un giro impresionante y encantador, encontrar el amor es estar en un pedestal donde nada está mal.

Pero cuando empiezas a dejar de amar tus sentimientos se aíslan, sientes que tu vida no va por el camino que debería y que hay más allá, fuera de la relación, cosas que te falta o deseas conocer. Y es algo que podrías conocer estando con tu pareja, pero esa sensación de desear algo por ti mismo es señal de que el amor se acaba, que tus deseos individuales pasan por encima de los que tienen como pareja.

Cuando dejas de amar te sientes enjaulado e incomprendido. La comunicación se vuelve pesada y la confianza pende de un hilo. El amor se acaba y también se mueren las ilusiones y las esperanzas, tanto para ti como para la persona que ya no amas. El desamor es algo doloroso, primero solo llega a ti como si no fuera un buen día, piensas “hoy no fue el mejor día, mañana será mejor”, pero no lo es, no más. Cada día que pasa se va haciendo más gris.

Dejas de tener ansias por esa persona, dejas de soñar en un futuro con ella, ya no sientes pasión por nuevos planes o proyectos y más bien te vas alejando poco a poco de todo eso. Cuando dejas de amar, también dejas de sonreír, la vida a su lado se vuelve sosa y sin energía. Cuando sea así es mejor sacarlo, es mejor hablarlo, es mejor mostrarlo y ser honestos para no sufrir más, ni hacer sufrir a quien seguro aún te ama.

No te quedes al lado de alguien que no te hace sentir pasión por la vida, por tu bien y el de esa persona.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.