Es un hecho que una mujer emocionalmente independiente y muy fuerte es más difícil de amar. No es que haya algo malo con ella, por el contrario, es maravillosa, lo que está mal es la sociedad que la rodea llena de personas que se dejan llevar por estereotipos en los que una mujer demasiado inteligente no está bien. Así es, para algunos hombres le resulta difícil enamorarse de una chica independiente y segura de sí misma porque prefieren a alguien sumisa y dependiente de ellos.

Es una realidad, muchos hombres las prefieren calladas, recatadas, que no den su opinión y se mantengan al margen. Y esa situación grave hace que las mujeres más maduras y mucho más listas tengan dificultades para tener en su vida un amor real que esté dispuesto a aceptarlas tal y como son.

Esta mujer inteligente consigue intimidar a muchos hombres porque ellos no se permiten estar con alguien que sea más exitoso que ellos, o que ganen más dinero. Tampoco quieren a una mujer que sepa cómo defenderse en la vida, ellos quieren a una chica débil y frágil, que acuda a ellos desesperada cuando los necesiten. Pues va siendo tiempo que esa mentalidad quede en el olvido por completo.

Una mujer madura y lista es admirable, lo es todo, y ese debe ser el punto de partida para todas. Fortalecer sus emociones y sus sentimientos y comprender que no necesitan de nadie para sentirse completas o para darle un motivo a sus vidas. Esas mujeres fantásticas que saben muy bien lo que quieren jamás van a depender emocionalmente de un hombre, pueden sentirse felices con uno a su lado, pero saben muy bien que ese chico no es su única fuente de felicidad.

A los hombres se les dificulta amar a una mujer así porque quieren toda la atención y ellas antes de amarlo a él, se aman a sí mismas mucho más. Esas van por la vida pensando primero en su bienestar, y lamentablemente para algunos hombres, eso es inconcebible. Necesitan ser el centro de atención para sentirse cómodos en la relación. Necesitan sentirse un héroe para estar cómodos en la relación. Necesitan estar por encima de ellas, si no, no sería una relación “normal”.

Hoy en día no existe nada que se pueda llamar normal. Cada persona es un mundo y cada vínculo que se forma entre dos personas únicas lo es aún más. Lo que siempre debe predominar en una relación es el respeto, la libertad, la honestidad y el compromiso. Y todos esos valores los ofrece una mujer madura y lista, eso sí, siempre que ella reciba el mismo trato de vuelta. Ella tiene mucho para dar, pero quiere recibir mucho también, y eso es algo que muchos hombres no pueden brindar.

Por eso, entre más madura e inteligente seas, más difícil de amar serás. Pero no te preocupes, aunque te va genial por ti misma, siempre habrá alguien que te admire, que se asombre de lo que eres y se maraville contigo. Alguien que tenga para ofrecerte todo lo que deseas y mucho más. Porque no puedes cambiar tu felicidad y tu libertad por amor mediocre y corrosivo.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.